EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

La metáfora del apóstol Pablo del "viejo hombre" y el "nuevo hombre" mencionada en Efesios cap. 4, rebasa las especificaciones justamente de una metáfora y se convierte en una perfecta realidad. El "viejo hombre" representa nuestra vida pasada y el "nuevo", la nueva vida en Cristo Jesús. ¿Puede el hombre nuevo vivir en el viejo?, o de igual manera, ¿puede el hombre viejo vivir en el nuevo?

Como cristianos a menudo somos sorprendidos al manifestar actitudes pasadas que creíamos superadas, enterradas y crucificadas. Por ejemplo: palabras hirientes, malos pensamientos, actos indebidos, palabras de esas grandes, rasgos de carácter que nos avergüenzan y que corresponden al estilo de vida del "viejo hombre", ése que éramos años atrás, antes de aceptar a Jesucristo y entregarle nuestro corazón por medio del bautismo. Cuando esto ha sucedido, muchos experimentamos tristeza y desánimo en el camino cristiano, y a veces hasta el deseo de no continuar más en una lucha que parece imposible al ver que no hay mucha mejoría, pero ¿por qué pasa esto?

Bueno, sé que no es fácil aceptarlo, pero realmente esta experiencia de frustración es resultado de los intentos de luchar solos y de querer crecer y ganar la batalla por nuestra propia cuenta. Aún a pesar de los años recorridos en el camino de la vida cristiana, podemos tener este mismo conflicto y esta misma experiencia.

El apóstol Pablo tuvo esa misma lucha. Tiempo después de que le entregó su corazón a Jesús, llegó a decir: "Porque no hago el bien que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago" (Ro. 7:19). Había pasado algún tiempo y seguía haciendo cosas que se suponía ya estaban sepultadas. Tal fue su desesperación que llegó a decir: "¡miserable de mí!, ¿quién me librará de este cuerpo de muerte?" (Ro. 7:24).

Esta declaración que expresa a los romanos es similar a la que hace a los efesios, cuando en el capítulo 4 de su carta habla de los dos hombres: el "hombre viejo" y el "nuevo hombre".

Sin embargo, esa angustia del conflicto interior y esa lucha real que experimentó llegó a su fin cuando llegó al entendimiento y a la comprensión iluminada por Dios de que sólo viviendo y siendo guiado por el Espíritu Santo podía ser superado. Por eso escribió: "…el ocuparse del Espíritu es vida y paz" (8:6).

Unos versículos más adelante dice: "Y si el Espíritu de aquel que levantó de los muertos a Jesús mora en vosotros, el que levantó de los muertos a Cristo Jesús vivificará también vuestros cuerpos mortales por su Espíritu que mora en vosotros" (8:11).

Dos naturalezas forman parte de nuestra vida, la naturaleza carnal recibida al nacer, o el "viejo hombre", nuestra pasada manera de vivir representado por el "cuerpo de muerte" que llevamos cargando y que podría ser entendida como la inclinación natural hacia el mal; y la naturaleza espiritual o el "hombre nuevo", que recibimos al aceptar a Jesucristo como nuestro Salvador.

El "nuevo hombre" debería subyugar al "viejo", si es que verdaderamente el otro (viejo) ha sido sepultado y el nuevo hombre cada día alimentado por esa relación con Jesucristo. Ahora, sin dejar de reconocer que la inclinación al mal estará con nosotros mientras vivamos, hasta que "esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad" (1ª. Co. 15: 53), creo que si cada día nos revestimos de Cristo, es decir, le entregamos nuestro ser entero, Él hará por nosotros lo que ahora parece imposible.

El apóstol dando respuesta a la pregunta: ¿quién me librará de este cuerpo de muerte? dijo de inmediato: "Gracias doy a Dios por Jesucristo…" (Ro. 7:25). Él es la solución, Cristo y nadie más; y el Espíritu Santo "…nos ayuda en nuestra debilidad" (Ro. 8: 26).

Los siguientes pensamientos arrojan luz al respecto:"Nadie ve la mano que alza la carga, ni contempla la luz que desciende de los atrios celestiales. La bendición viene cuando por la fe, el alma, se entrega a Dios. Entonces ese poder que ningún ojo humano puede ver, crea un nuevo ser a la imagen de Dios" E.G.W., DTG, p. 144.

 "Quien trate de llegar a ser santo mediante sus esfuerzos por guardar la ley está intentando algo imposible" E.G.W., CC p. 90.

 "Todos los que se hayan revestido del manto de la justicia de Cristo subsistirán delante de Él como escogidos fieles y veraces..." T.t. 5, p. 446.

38,801 Visitas

Acerca del Autor

Juan José Andrade

Juan José Andrade

Casado con Nancy Cueva y padre de tres hijos; Ivan Jose de 20 años, Nancy Arlyn de 16 años y Samuel Alejandro de 2. Enfoca sus enseñanzas en la historia de la iglesia y las lecciones practicas de la vida de los pioneros adventistas.

Artículos de Juan José Andrade
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

LA IMAGEN, SEGUNDA PARTE

Miércoles 15/ene/2020

La profecía que acompaña al sueño de Nabucodonosor proporciona un esquema profético general y funciona como el parámetro con el cual abordar las profecías más detalladas de Daniel 7, 8 y 11. Además, Daniel 2 no es una profecía condicional

Leer más...

LA PRUEBA DE FUEGO

Para los tres hebreos, adorar a la imagen impuesta por el rey es una falsificación flagrante de la adoración en el Templo de Jerusalén, que vivieron en sus primeros años.

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

LA TIERRA DE ZABULÓN Y NEFTALÍ

Mateo 4:12 nos habla del encarcelamiento de Juan, lo que concluyó con su ministerio. En este momento, comienza “oficialmente” el ministerio de Jesús. El texto no dice por qué, cuando Jesús oyó acerca de Juan, se fue a Galilea; solo dice que se fue. (Ver también Mar. 1...

Leer más...

LA IMAGEN DE ORO

Es posible que hayan pasado unos veinte años entre el sueño y la construcción de la imagen. No obstante, parece que el rey ya no puede olvidar el sueño y el hecho de que Babilonia esté condenada a ser reemplazada por otros poderes

Leer más...

EL LLAMADO A ADORAR

La imagen de oro sobre la llanura de Dura, cuyo nombre en acadio significa “lugar amurallado”, da a ese sitio amurallado la impresión de un vasto santuario. Como si no fuera suficiente, el horno cercano bien pudo evocar un altar.

Leer más...

DEL HORNO ARDIENTE AL PALACIO

Así estos jóvenes, imbuidos del Espíritu Santo, declararon a toda la nación su fe de que el que ellos adoraban era el único Dios verdadero y viviente [...]. Para impresionar a los idólatras con el poder y la grandeza del Dios viviente

Leer más...

LA PIEDRA

El énfasis del sueño está en lo que sucederá en los “postreros días” (Dan. 2:28). Por más poderosos y ricos que hayan sido, los reinos de metal (y de barro) no son más que un preludio del establecimiento del reino de piedra

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...