“En las muchas palabras no falta pecado…” Prov. 10: 19

Por Juan José Andrade

“En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente”

(Prov. 10: 19 Versión Reina Valera).  La versión Dios habla hoy dice: “El que mucho habla, mucho yerra;
callar a tiempo es de sabios”.

Salomón, el hombre reconocido como el más sabio sobre esta tierra expresó estas palabras. Evidentemente mantener una vida libre de faltas en la comunicación oral, escrita y en nuestras expresiones corporales es un asunto verdaderamente complicado. El hablar con prudencia y de manera educada no se nos da a todos de manera natural; lo más común es equivocarnos y pasar por experiencias vergonzosas por no tener cuidado con lo que decimos y cómo lo decimos. Expresiones como: “No fue eso lo que quise decir” o  “Me mal interpretaron” son comunes en el diario vivir y en problemas de relaciones interpersonales. Cuántas amistades se han roto por no tener cuidado de cómo expresar adecuadamente nuestras palabras, cuántas tragedias incluso se han suscitado como consecuencia de una palabra mal  dicha. Una vez que las palabras salen de nuestra boca no hay forma de hacerlas volver; tendrán un efecto positivo o negativo en los demás de acuerdo a cómo hayan sido dichas.

El apóstol Santiago en su carta pastoral (Stgo. 3: 1- 12) hace alusión a este problema que es común en muchos círculos sociales e incluso en la experiencia de algunos miembros de nuestras iglesias. Por eso llega a decir que “Si alguno no ofende en palabra, éste es varón perfecto” (3:2).

Todos estamos expuestos a este problema, unos más otros menos, pero todos podemos cada día mejorar en este sentido. Por su puesto, las personas que más hablan, están expuestas a equivocarse más, a fallar en sus palabras  y en la forma de expresarse. Se dice que las mujeres hablan más que los hombres en promedio. Según un artículo del 23 de marzo de 2009, del Universal, las mujeres hablan en promedio 20,000 palabras al día, tres veces más de lo que lo hacen los hombres que en promedio andan por las 7,000 palabras al día. Hay ciertas profesiones y trabajos que por la naturaleza de su función, requieren que las personas hablen más. Ejemplo: Los locutores, los periodistas, los maestros (as), los pastores, los agentes de ventas, los motivadores, etc. Sin embargo, no es precisamente lo que Salomón nos está tratando de decir. No es el hecho de hablar mucho el problema, sino hablar sin cuidado. Ahí sí, cuando una persona habla mucho sin pensar cuidadosamente sus palabras, entonces está en un alto riesgo de ofender, de equivocarse, de meterse en problemas, de lastimar a otros y de cometer pecado.

El libro de los Proverbios abunda en advertencias y consejos para cada uno de nosotros en cuanto a nuestra forma de hablar. He aquí algunos: “Hay hombres cuyas palabras son como golpes de espada; mas la lengua de los sabios es medicina” (Prov. 12: 18). “golpes de espada” ¡que duro! ¿No? “La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor” (Prov. 15:1). Es vedad, cuando mantenemos la calma y con palabras bondadosas y corteses hablamos con la persona airada, poco a poco va cambiando su estado de ánimo. “El corazón del justo piensa para responder; mas la boca de los impíos derrama malas cosas” (Prov. 15:28). “Manzana de oro con figuras de plata es la palabra dicha como conviene” (Prov. 25:11). ¡Que figura de lenguaje para describir el buen hablar! Especialmente el capítulo 10 es un cúmulo de sabiduría vertida para orientarnos en esto del hablar adecuadamente: “Manantial de vida es la boca del justo; pero violencia cubrirá la boca de los impíos” (Prov. 10:11). “En los labios del prudente se halla sabiduría; mas la vara es para las espaldas del falto de cordura” (Prov. 10:13). “Plata escogida es la lengua del justo; mas el corazón de los impíos es como nada” (Prov. 10:20). Noten, no cualquier plata; que de por sí ya es un metal precioso, pero aquí dice que es como plata escogida, selecta. “Los labios del justo apacientan a muchos; mas los necios mueren por falta de entendimiento” (Prov. 10: 21). Y este último: “Los labios del justo saben hablar lo que agrada; mas la boca de los impíos habla perversidades” (Prov. 10:32).

Comparto tres sencillos consejos que pueden ayudar mucho en el buen hablar: 1) Practiquemos el hábito de no apresurarnos a hablar; hay que esperar de modo que podamos dar tiempo a nuestro cerebro de elegir las mejores palabras y el tono propicio. 2) Tratemos de hablar cosas positivas. Si lo que vamos a decir no edifica, no beneficia a nadie, no contribuye para el bien, mejor no decirlo. ¡Cuán agradable y bueno es estar cerca de una persona cuyas palabras son siempre agradables! 3) Acompañemos nuestras palabras con una expresión agradable y sonriente en el rostro; esto le dará a las palabras un efecto todavía mejor.

Termino diciendo como el apóstol Pablo: “Hermanos (en esto del hablar correctamente) yo mismo no pretendo haberlo ya alcanzado, pero una cosa hago: Olvidando ciertamente lo que queda atrás (mis fallas pasadas) y extendiéndome a lo que está adelante (el propósito de lograrlo) , prosigo a la meta, al premio del supremo llamamiento de Dios en Cristo Jesús” (Filip. 3: 13, 14).

8,982 Visitas

Acerca del Autor

Juan José Andrade

Juan José Andrade

Casado con Nancy Cueva y padre de tres hijos; Ivan Jose de 20 años, Nancy Arlyn de 16 años y Samuel Alejandro de 2. Enfoca sus enseñanzas en la historia de la iglesia y las lecciones practicas de la vida de los pioneros adventistas.

Artículos de Juan José Andrade
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

CONTROLAR EL DAÑO

Miércoles 12/nov/2014

Un gran incendio puede comenzar con una chispa, y destruir y asolar con asombrosa rapidez. También las palabras pueden destruir amistades, matrimonios y reputaciones. Pueden entrar en la mente de un niño y arruinar su desarrollo futuro.

Leer más...

“En las muchas palabras no falta pecado…” Prov. 10: 19

Por Juan José Andrade

“En las muchas palabras no falta pecado: Mas el que refrena sus labios es prudente” (Prov. 10: 19 Versión Reina Valera). La versión Dios habla hoy dice: “El que mucho habla, mucho yerra;
callar a tiempo es de sabios”. Salomón, el hombre reconocido como el más sabio sobre es...

Leer más...

Estrategia de repaso: Dominar la Lengua

Por Usuario Administrador

Leer más...

EL PODER DE LA PALABRA

Por Emmer Chacón

La teoría lingüística de los actos del habla provee un marco teórico para entender el poder del lenguaje. Esta teoría reconoce que, bajo ciertas condiciones, el discurso tiene el poder de generar realidades. El ejemplo clásico en esta área es el del novio que ante el juez o...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El anillo de sellar de Dios

“En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:23). El mensaje final de Dios a Hageo fue dado el mismo día que el ...

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

LAS RAMAS NATURALES

Pablo compara al remanente fiel de Israel con un olivo noble, cuyas ramas han sido desgajadas (los incrédulos); esta es una ilustración que usa para probar que “Dios no rechazó a su pueblo” (Rom. 11:2). La raíz y el tronco todavía están allí.

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

LA ELECCIÓN DE LA GRACIA

Deberíamos recordar que los primeros conversos al cristianismo eran todos judíos (por ejemplo, el grupo que se convirtió en el día de Pentecostés). Hizo falta una visión especial y un milagro para convencer a Pedro de que los gentiles tenían igual acceso a la gracia de Cristo

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

AGAR EN EL MONTE SINAÍ

Dios deseaba compartir, con el pueblo de Israel en el Sinaí, la misma relación de pacto que compartió con Abraham. De hecho, existen similitudes entre las palabras de Dios a Abraham en Génesis 12:1 al 3 y sus palabras a Moisés en Éxodo 19. En ambos casos, Dios enfatiza lo q...

Leer más...

Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad. Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.

Leer más...