“LA BENDICION DE PONER PRIMERO LO PRIMERO”

Por Lemuel Olan Jimenez

Que Dios nos diga de manera dramática que debemos ponernos a trabajar en su obra, y que luego detenga esa misma obra para darnos un discurso es porque tiene algo importante qué decirnos, ¿no es así? ¿Y qué podría ser?

Si el profeta Hageo no hubiese repetido la frase por lo menos cinco veces, una de las lecciones más importantes del libro se hubiera perdido tal vez, o simplemente, esa lección no sería uno de los énfasis principales del libro. 

            La frase que se repite una y otra vez, es esta: “Meditad bien* sobre vuestros caminos” (1:5). “Meditad sobre vuestros caminos” (1:7). “Ahora, pues, meditad en vuestro corazón desde este día en adelante...” (2:15). “Meditad, pues, en vuestro corazón, desde este día en adelante...”. “Meditad, pues, en vuestro corazón” (2:18).

            Meditad, meditad, meditad. Pero, ¿meditar en qué? No sólo se ordena que hay que meditar sino que hay que hacerlo bien. Se requiere que el pueblo reflexione correctamente sobre las causas de lo que les está ocurriendo. ¿Por qué estaban perdiendo entre un 50 y un 60 por ciento de las bendiciones materiales? (2:16 cf. 1:6). La lección podría perderse si no meditan adecuadamente.

El misterio de Dios se revela cuando el profeta les pide que mediten con relación a una fecha: “Desde el día veinticuatro del noveno mes” (2:18). Pero, ¿qué había de especial en ese día? Intencionalmente el Señor les hizo ver que “antes” de esa fecha todo les estaba saliendo mal. Sembraban mucho y recogían poco. Comían y no se saciaban. Bebían y no quedaban satisfechos. Buscaban mucho y hallaban poco. Sin embargo, la frase “desde este día en adelante” sugiere que Dios está por hacer algo grande y quería que lo tuvieran en cuenta, ¡porque eso tenía relación con haber obedecido a su mandato!

Es preciso señalar que antes de eso la casa de Dios estaba abandonada y  el pueblo de Dios tenía otros intereses. Pero desde el día 24 en adelante,  las cosas  tomarían otro rumbo. Habiendo puesto manos a la obra, el mensaje de Hageo es que Dios bendeciría a los que se habían consagrado a servirle sin importar el costo. El libro de Hageo, desde esta perspectiva, es un promesa. “¿No está aún la simiente en el granero? Ni la vid, ni la higuera, ni el granado, ni el árbol de olivo a florecido todavía; mas desde este día os bendeciré” (2:19).

Cabe mencionar que tales palabras fueron dichas cuando terminaron de poner los cimientos del templo. A partir de ahí, lo que seguía era poner piedra sobre piedra (2:15). ¡Y la obra no debía detenerse! Y para que el pueblo no se desanimara, el Señor prometió bendecirlos. Los recursos no les faltarían. ¡El pueblo vería la diferencia entre servirle a Dios y no servirle!

Ahora, ¿en qué específicamente no le estaban sirviendo a Dios en tiempos de Hageo? Elena de White señala que “en los días del profeta Hageo se vio una sorprendente ilustración de los resultados que produce el privar egoístamente la causa de Dios aun de las ofrendas voluntarias” (Patriarcas y Profetas, 566). ¿Aun de las ofrendas voluntarias? Sin duda, ¡hoy es necesario que también meditemos en esto!

Uno de los problemas que tienen las iglesias hoy día, para cumplir la misión, se relaciona con el mismo problema que existía en los días de Hageo: el asunto de las ofrendas. El  pueblo de Dios en ese tiempo estaba dedicando sus recursos para otras cosas, pero menos para la obra de Dios. Y estaban pagando un precio muy alto por eso. Meditemos en este punto. No eran ofrendas para los sacrificios sino para la reconstrucción del templo, que era el mismo donde habría de manifestarse el Deseado de todas las gentes: Jesucristo. 

Ahora, ¿por qué tiene tanta importancia el mensaje de Hageo en la actualidad? Porque son las iglesias locales las que llevan mayormente a cabo la misión de predicar el evangelio, y éstas, como el templo en tiempo de Hageo, dependen de las ofrendas. No obstante, algunas iglesias carecen de lo más elemental para cumplir sus funciones en los diferentes departamentos. ¿Y donde está el problema? De acuerdo con Hageo, y lo que dice Elena de White, tal vez sea necesario meditar si el concepto “voluntario” que ha manejado la iglesia con relación a las ofrendas sea el correcto.

Por todo lo anterior es imperativo meditar en cómo estamos ofrendando actualmente. Meditar en cómo están avanzando nuestras iglesias hoy día. Meditar si tienen los recursos que realmente debieran tener para cumplir la misión. Meditar si realmente le estamos dando a Dios lo que verdaderamente le corresponde en el asunto de las ofrendas. No olvidemos que Dios bendice la obediencia. Debemos poner “primero lo primero” porque la bendición de Dios también se encuentra así.

 

Nota: *Las negritas y cursivas de las citas son añadidas.

6,418 Visitas

Acerca del Autor

Lemuel Olan Jimenez

Lemuel Olan Jimenez

Casado con Martha Angélica Vargas Castillo, es padre de tres adolescentes: Lemuel Roberto, Esther Daniela y Martha Alejandra. Apasionado estudiante de los eventos del tiempo de fin, ha elaborado un estudio sobre el futuro de los libros impresos en el contexto de la crisis final. En abril del año 2013 la Review and Herald publicó su libro: <b>The Printed Prophets: The Vital Role of Literature in the Last Days</b>. Actualmente se encuentra en la etapa final de la elaboración de su tesis donde trata el asunto de la actitud hacia las ofrendas voluntarias en la iglesia adventista del séptimo día en Baja California para obtener el grado de Doctor en Ministerio.

Artículos de Lemuel Olan Jimenez
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

¡No temáis!

Martes 04/jun/2013

La presencia del Espíritu confirmó la continuidad del reino de Dios en Israel. El Espíritu de Dios, que había guiado a Moisés, a los ancianos y a los profetas con mensajes inspiradores, estaba en medio del remanente. La respuesta piadosa de los líderes y del pueblo testific...

Leer más...

“LA BENDICION DE PONER PRIMERO LO PRIMERO”

Por Lemuel Olan Jimenez

Que Dios nos diga de manera dramática que debemos ponernos a trabajar en su obra, y que luego detenga esa misma obra para darnos un discurso es porque tiene algo importante qué decirnos, ¿no es así? ¿Y qué podría ser? Si el profeta Hageo no hubiese repetido la frase por lo ...

Leer más...

El día del Señor

Por Alonso Meza

El pensamiento clave de esta semana dice: “Terrible será Jehová contra ellos, porque destruirá a todos los dioses de la tierra, y desde sus lugares se inclinarán a él todas las tierras de las na-ciones” (Sof. 2:11). ¿Por qué no trabajamos esta semana un poco haciendo algo d...

Leer más...

Estrategia Didáctica

Por Alonso Meza

No olvide que la lección con auxiliar para el maestro cuenta con un material para que usted pueda impartir la clase con mayor intención para sus miembros de escuela sabática. Utilizando la metodología didáctica que presenta la lección, trabajemos este sábado atendiendo las ...

Leer más...

LA ASAMBLEA CELESTIAL EN LA SALA DEL TRONO

La descripción de los ancianos en Apocalipsis 4:4 muestra que no son seres angelicales. El título “ancianos”, en la Biblia, siempre se usa para seres humanos. En contraste con los ángeles, que invariablemente están en la presencia de Dios, estos ancianos se sientan en tronos

Leer más...

DIGNO ES EL CORDERO

La semana pasada vimos los mensajes de Cristo para su pueblo en la Tierra. Ahora la visión de Juan cambia de la Tierra al cielo y se enfoca en “las cosas que sucederán después de estas” (Apoc. 4:1): el futuro

Leer más...

EN LA SALA DEL TRONO CELESTIAL

El apóstol vio, a través de la puerta abierta, el Templo celestial y el Trono de Dios. El Trono simboliza el gobierno de Dios y la autoridad que gobierna sobre la Creación, mientras el arco iris alrededor del Trono señala la fidelidad de Dios hacia su promesas

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

Los siete mensajes a las iglesias muestran un declive espiritual en ellas. La iglesia de Éfeso todavía era fiel, aunque había perdido su primer amor. Las iglesias de Esmirna y Filadelfia eran mayormente fieles

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...