Vuestra Santificación

Por Emmer Chacón

1 Tesalonicenses 4:1-8

1 "Por lo demás, hermanos, os rogamos y exhortamos en el Señor Jesús, que de la manera que aprendisteis de nosotros cómo os conviene conduciros y agradar a Dios, así abundéis más y más. 2 Porque ya sabéis qué instrucciones os dimos por el Señor Jesús; 3

pues la voluntad de Dios es vuestra santificación; que os apartéis de fornicación; 4 que cada uno de vosotros sepa tener su propio vaso en santidad y honor; 5 no en pasión de concupiscencia, como los gentiles que no conocen a Dios; 6 que ninguno agravie ni engañe en nada a su hermano; porque el Señor es vengador de todo esto, como ya os hemos dicho y testificado. 7 Pues no nos ha llamado Dios a inmundicia, sino a santificación. 8 Así que, el que desecha esto, no desecha a hombre, sino a Dios, que también nos dio su Espíritu Santo."

            Luego de dar gracias por el reconfortante informe traído por Timoteo (1 Tes 3:6-13), nuestro texto, 1 Tes 4:3, pasa a tratar el proceso de la santificación (hagiasmós) puesto que en el verso 3:13 se habla del estado de santificación usando otro sustantivo (hagiosúne).[1] Al caracterizar la santificación como "la voluntad de Dios," el apóstol traza un paralelo con Levíticos 19:2 donde una expresión similar es usada como parte de un discurso directo[2] de Dios a Moisés. Levíticos 19:1-37, es parte integral de la sección en el libro que es llamada el Código de Santidad (Lev 17:1-26:46) el cual provee una explicación del Decálogo como propuesta ética en respuesta al resultado del Día de la Expiación en el capítulo 16.[3]

            En 1 Tesalonicenses 4:3 el proceso de santificación aparece en agudo contraste con el concepto de inmundicia (hakatharsía) en el verso siete. El texto del verso tres puede ser traducido, tomando en cuenta su sintaxis, de la siguiente manera: Pues esta es la voluntad de Dios: vuestra santificación, que os apartéis de impureza sexual.[4] El texto lidia con el proceso de la santificación e inicia su explicación con el asunto de la pureza sexual (4:3-8).[5] De esta manera el apóstol aclara que la santificación implica el todo del ser humano pues la pureza del cuerpo es también incluida. No hay presencia alguna de la dicotomía cuerpo / espíritu en la elaboración conceptual de 1 Tes 4:1-8. Al contrario, el verso 4 elabora acerca de que el creyente cristiano ha de mantener su cuerpo en honor y santidad en un contexto cristiano signado por el respeto aún a las relaciones ajenas, verso 5. El vocablo griego skeúos, en el verso 4, no se puede traducir como mujer o esposa tal como lo hace la Reina-Valera, tal traducción es incorrecta, inadecuada e irrespetuosa. El vocablo significa vaso, utensilio y su uso metafórico para referirse al cuerpo humano está bien atestiguado tanto en la Septuaginta como en el Nuevo Testamento.[6] Es importante aclarar que el nivel de la norma aquí establecida por el apóstol está en armonía con los más altos estándares del mundo judío y greco-romano del primer siglo antes y después de la era cristiana y está en armonía con las enseñanzas del Antiguo y Nuevo Testamento.[7]



[1]
Frederick FyvieBruce, Word Biblical Commentary: 1 and 2 Thessalonians, Word Biblical Commentary vol. 45 (Dallas: Word, 2002), 82.

[2]El uso de dos verbos relativos a hablar/decir, el texto de Lev 19:1 seguidos de clausulas independientes marca el texto como discurso directo. Véase Cynthia L.  Miller, "Discourse Functions in Qoutative Frames in Biblical Narrative," in Discourse Analysis of Biblical Literature: What It Is and What It Offers, ed.  Walter R.  Bodine (Atlanta, GA: Scholars, 1995), 165-166.

[3]Los resultados del día de la expiación pueden verse resumidos en textos tales como Lev 16:20 y 30.

[4]Traducción del autor. La mejor forma de traducir la palabra griega porneia es impureza sexual pues implica todo el rango semántico. Friedrich Hauck and Seigfried Schulz, "πόρνη, πόρνος, πορνεία, πορνεύω, ἐκπορνεύω," in Theological Dictionary of the New Testament, ed. Gerhard Kittel, Geoffrey William Bromiley and Gerhard Friedrich (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1964-c1976), 6:593-594.

[5]1 Tesalonicenses 4:1-5:24 incluye exhortaciones en referencia a al menos seis diferentes tópicos: la custodia de la tradición apostólica (versos 1-2), la pureza sexual (3-8), el amor fraternal (9-12), los fieles que partieron (13-18), los tiempos y las sazones (5:1-11), la deferencia hacia los líderes (12-13) y diversos deberes cristianos (14-22) para cerrar con una oración (23-24). Bruce, 1 and 2 Thessalonians, 77-128.

[6]Véase Christian Maurer, "σκεῦος," en Theological Dictionary of the New Testament, ed. Gerhard Kittel, Geoffrey William Bromiley and Gerhard Friedrich (Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1964-c1976), 7:359-368.

[7]Charles A. Wanamaker, The Epistles to the Thessalonians: A Commentary on the Greek Text (Grand Rapids, Mich.: W.B. Eerdmans, 1990), 151.

1,755 Visitas

Acerca del Autor

Emmer Chacón

Emmer Chacón

El Pastor Emmer Chacón ha servido por más de 25 años como pastor de iglesia, pastor de jóvenes, maestro de Biblia, profesor de teología y ahora como el Decano de la Escuela de Teología en Venezuela y profesor del SETAI. Con una Maestría en Educación y un Doctorado en Antiguo Testamento, su pasión es estudiar el Pentateuco y particularmente Exodo, Leviticos y Deuteronomio. Casado con Consuelo.

Artículos de Emmer Chacón
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

DE ACUERDO CON EL DESIGNIO DE DIOS

Miércoles 15/ago/2012

Las restricciones bíblicas no están allí porque Dios quiere impedirnos que gocemos. Más bien, nos protegen del daño físico y emocional que ocurre como resultado de la inmoralidad sexual. Nos limitamos sexualmente porque nos interesamos por el impacto de nuestra vida sobre l...

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

Estrategias de repaso

Por Therlow Harper González

Entendiendo que uno de los momentos más importante del repaso de la lección es cuando los miembros de tu clase abren su Biblia e invierten tiempo para estudiar, analizar y recibir un mensaje claro y preciso de parte de Dios para sus vidas, propongo como repaso las siguiente...

Leer más...

Vuestra Santificación

Por Emmer Chacón

Luego de dar gracias por el reconfortante informe traído por Timoteo (1 Tes 3:6-13), nuestro texto, 1 Tes 4:3, pasa a tratar el proceso de la santificación (hagiasmós) puesto que en el verso 3:13 se habla del estado de santificación usando otro sustantivo (hagiosúne). Al ca...

Leer más...

Estrategias de testificación

Por Therlow Harper González

1. Si le pides a Dios con toda sinceridad que te ayude a vivir la santificación que él desea para ti, y que te dé la fuerza de voluntad para decir NO a lo que no coincide con su voluntad, la gente lo notará y te preguntará por qué eres así. Esa será la oportunidad para que ...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

LA RESTAURACIÓN Y LA UNIDAD

El deseo de Jesús al dar el consejo de Mateo 18 es mantener los conflictos interpersonales dentro de la iglesia en un grupo lo más reducido posible. Su intención es que las dos personas involucradas resuelvan el problema entre sí

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

EL PERDÓN

¿Qué es el perdón? El perdón ¿justifica el comportamiento de alguien que nos ha hecho un daño terrible? Mi perdón ¿depende del arrepentimiento del ofensor? ¿Qué pasa si la persona con la que estoy enojado no merece perdón?

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

CEÑIDOS CON LA VERDAD, LA CORAZA DE JUSTICIA

Pablo pudo haberse referido a un delantal de cuero que ofrecía alguna protección al abdomen pero permitía libre el movimiento para la acción. En este sentido, el ceñidor, o delantal, era una pieza básica de la armadura.

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...