El evangelismo y la adoración

Por Alejo Aguilar

Siendo que uno de los objetivos de la lección de esta semana es que aprendamos a proveer un ambiente apropiado para que la “semilla del evangelio” crezca en el corazón de aquellos con los que la compartimos, hablar acerca de la adoración puede ayudarnos a percibir mejor la importancia de un ambiente semejante.

 

Aunque existen muchas y variadas definiciones de ella, la adoración auténtica esencialmente es una respuesta a la invitación de encontrarnos con Dios. Dado que compartir el evangelio también tiene que ver con responder a esta misma invitación, comprender la relación que hay entre los cultos de nuestras iglesias y su misión evangelística es, sin duda, algo importante.

 

Siendo que a fin de brindar y celebrar un culto que realmente alabe a nuestro Creador, nuestros cultos debieran ser motivados por el gozo de proclamar la obra de Cristo en nuestro favor, pero también por la lealtad a los principios bíblicos, implementar una adoración que contribuya al evangelismo podría representar todo un desafío. Sin embargo, si intentamos que nuestra adoración reúna las siguientes características dicha adoración podría llegar a ser una realidad.

 

La adoración debe ser bíblica. Si la Palabra de Dios es el fundamento de nuestro concepto de adoración, nuestra base para entender y aplicar tan importante tema, ella ha de ser la que determine nuestra forma de adorar también. Desconocer o ignorar lo que las Escrituras enseñan en cuanto a este tema es incluso riesgoso. De ahí que, como cristianos comprometidos con las enseñanzas bíblicas, debiéramos velar que nuestros cultos y prácticas de adoración sean congruentes sí, con el gozo de la salvación, pero también con nuestra nueva vida en Cristo.  

            Por ejemplo, siendo que la Biblia nos muestra que tanto los actos como la persona de Dios son reales, tal certeza podría expresarse en nuestra adoración entonces resaltando tres temas muy específicos: el mensaje del sábado (nuestro origen), la realidad del santuario (nuestro seguro presente) y la certeza de la segunda venida de Cristo (nuestro glorioso futuro).[1]


            Así, caracterizándose por nuestra gratitud y fidelidad a Aquel que desea transformar nuestra vida y nuestro destino, resulta evidente que nuestros cultos debieran llevarnos a exaltar la grandeza del Dios que se nos ha dado a conocer mediante las Escrituras.

 

La adoración debe ser evangelística.Si la vida, el palpitar de la iglesia llega a ser la adoración, entonces la consecuencia, el poderoso y natural resultado de esta vida de adoración, llegará a ser el evangelismo. Una adoración vibrante y evangelística será aquella que no solo intenta suplir las necesidades espirituales de la congregación, sino también la de sus visitantes. Y si bien como adventistas no promovemos el ecumenismo (la unión de todas las iglesias bajo una sola autoridad eclesiástica), nuestros cultos debieran tratar de alcanzar bíblicamente a aquellas mentalidades cuyo trasfondo religioso les permita responder al llamado de Dios. Dicho desafío debiera recordarnos entonces las palabras de Cristo: «Y yo, cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos a mí mismo» (Jn. 12:32).

Pero si nuestros amigos y vecinos (o nosotros mismos) solo van a la iglesia debido al aire acondicionado o a sus modernas instalaciones, lo más probable es que aún no hayan entendido que la adoración no es un fin, sino un medio para declarar la grandeza de Dios y testificar cuánto ha hecho por nosotros. No obstante, cuando nuestra fe en Cristo sea tan real y vibrante como él espera, entonces será imposible separar nuestra adoración de la belleza y el poder del evangelio.

 

La adoración debe ser participativa.Si la adoración ha de avivarse y contribuir a nuestro reavivamiento como iglesia y a la propagación del evangelio, entonces debemos participar e integrarnos activa y adecuadamente en la misma.

Aunque la adoración debe estar centrada en Dios (teocéntrica), es obvio que esta también requiere del elemento humano. Por ello, pese a la tendencia al individualismo  característico de nuestra sociedad, adorar no puede ser solo un acto personal, sino uno corporativo. En consecuencia, al asistir al templo o al lugar de la adoración y participar activamente en ella, es importante entonces unirnos también a la comunidad que conforma el cuerpo de Cristo. Al testificar del poder de Dios y del cuidado que tiene por nosotros, al alabarlo junto con otros por la certeza de la salvación, nuestros lazos de hermandad no solo se fortalecerán, sino que también nuestra experiencia espiritual se enriquecerá al vislumbrar el glorioso encuentro que pronto celebraremos ante el trono de Dios(Ap. 15:2-4).

            Así, resaltando la belleza del evangelio en un marco bíblico, espiritual y participativo, la adoración que Dios merece debe ser un acto inteligente, y no una mera respuesta impulsiva. Y aunque procurar una adoración con estas características posiblemente sea algo que necesitemos aprender, hacerlo es algo que definitivamente no ha de ser descuidado, dada la provechosa relación que debiera existir entre nuestra adoración y el evangelismo. 

 

 



[1]
Hector Enrique Ramal, «Seventh-Day Adventist Worship: A Course for Pastoral Students at Montemorelos University, Mexico» (D. Min. Project Report, Andrews University, 1994), 155.

3,714 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

VERDADES PROBATORIAS

Martes 01/may/2012

Una verdad probatoria es una enseñanza bíblica que, una vez comprendida, desafía a la persona a hacer cambios importantes en sus creencias o en su estilo de vida. Algunas verdades probatorias, tales como observar el sábado y eliminar los alimentos no limpios, afectan tanto ...

Leer más...

El evangelismo y la adoración

Por Alejo Aguilar

Siendo que uno de los objetivos de la lección de esta semana es que aprendamos a proveer un ambiente apropiado para que la “semilla del evangelio” crezca en el corazón de aquellos con los que la compartimos, hablar acerca de la adoración puede ayudarnos a percibir mejor la ...

Leer más...

La Evangelización y la Testificación como Estilo de Vida

Por Ismael Castillo

1. Para tus reflexiones - Una concepción global. Para comunicar con efectividad el contenido del estudio de la semana es importante mantener una visión global del contenido trimestral, ¡que ahora está incluido en el estudio de la semana! También es importante tener una visi...

Leer más...

La evangelización en el contexto de relación y compromiso

Por Jair Arody del Valle

Bajo el argumento de entender la diversidad de dones y cómo operan estos para la armonía o el bien común en el desarrollo de la Iglesia, específicamente en lo referente a la evangelización y testificación, Martin (2012) menciona lo cuidadosos que deberíamos ser para no caer...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

EL PROCESO DE LA INSPIRACIÓN

Debido a que Dios utiliza el medio del lenguaje para revelar su voluntad al hombre, la revelación divina se puede escribir. Sin embargo, como ya hemos visto, la Biblia es el resultado de la verdad divina revelada mediante la obra del Espíritu Santo

Leer más...

LA REVELACIÓN DIVINA DE LA BIBLIA

La Biblia no es como cualquier otro libro. Según el apóstol Pedro, los profetas fueron inspirados por el Espíritu Santo de manera que el contenido de su mensaje vino de Dios. No lo inventaron ellos

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

LA BIBLIA COMO HISTORIA

La Biblia es única en comparación con otros libros “santos” porque está constituida en la historia. Esto significa que la Biblia no es simplemente el pensamiento filosófico de un ser humano

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

Repartieron entre sí mis vestidos

Es difícil imaginar la humillación que Jesús había de soportar. Después de la ceremonia burlesca de los soldados, fue llevado a la cruz y entonces, allí, le quitaron el último vestigio de sus posesiones terrenales, la ropa que

Leer más...

La paráfrasis

Por Abraham Murillo Menéndez

En ocasiones algunos alumnos no tienen o no traen el folleto de Escuela Sabática. Eso no es impedimento para reflexionar en la lección de ese sábado ya que puede utilizar directamente la Biblia.

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...