Dios inventó el amor

Por Teodoro Yayé Bull

Cuentan Mann y Witschonke (2008) que en el año 1612 d.C. Shah Jahan, heredero del Imperio mongol, se casó con una joven de 19 años llamada Mumtaz Mahal de la cual estaba perdidamente enamorado. Ella llegó a ser su esposa y constante compañera y fueron felices. Lamentablemente, Mumtaz Mahal no vivió mucho tiempo porque murió cuando estaba dando a luz a su catorceavo hijo. Pero antes de morir le pidió a su esposo que le prometiera cuatro cosas: que se casara otra vez, que cuidara a sus hijos, que le construyera a ella una tumba y que cada año visitara su tumba. Shah Jahan emprendió entonces una de las obras arquitectónicas más hermosas de la historia de la humanidad, el Taj Mahal, que según Montemayor y De León (2011), fue elejido en el año 2007 como una de las siete maravillas del mundo moderno. ¿Qué motivó a este emperador mongol  emprender esta obra tan maravillosa? El amor ¡es conmovedor! El amor inspiró este hombre a dar todo lo que tenía para cumplir el último deseo de la que fue su esposa. Es con mucha razón que Betancourt Sánchez (2007) afirmó que el amor inspira acciones luminosas e inmortales. Martínez (2007) por su parte dice que el amor inspira a entregar todo de forma generosa. Abreu (1875) por otro lado dice  que el amor es una necesidad de nuestro ser por eso  es bello observar gente enamorada, es hermoso escuchar historias de amor, y es  maravilloso enamorarse. Por otro lado, es sorprendente conocer lo que sucede en nosotros cuando nos enamoramos. Según Mabel (2009) los científicos que estudian la dinámica del cerebro y sus cambios se encuentran intrigados por los cambios que se producen a nivel cerebral cuando uno se enamora. De hecho según Redolar (2009) cuando estamos enamorados, nuestro cerebro presenta unos patrones de activación muy diferentes de cuando no estamos enamorados. Ante estas realidades nos preguntamos ¿por qué tantos cambios en nuestro ser cuando nos enamoramos? ¿Por qué es tan bello enamorarse? ¿Por qué los que se enamoran son capaces de entregar todo? ¿Por qué al enamorarse somos capaces incluso de dar nuestra vida por la persona que amamos? La respuesta es sencilla, como dijera Revelo (1999), Dios inventó el amor. ¡Maravillosa verdad!  Es decir que el amor viene de Dios. Él es la fuente de amor. Dios es quien creó a Eva e inspiró en Adán la primera poesía de amor: "esto sí es hueso de mis huesos y carne de mi carne" (Génesis 2:23). Dios es quien creó la sexualidad e inspiró las palabras "entonces dejará el hombre a su padre y a su madre y se unirá a su esposa y será una sola carne" (Génesis 2:24). Dios fue quien unió en amor a Isaac y Rebeca de tal manera que de ellos se escribió: "Isaac la llevó a la tienda de su madre Sara, recibió a Rebeca por esposa y la amó" (Génesis 24:67). Dios  fue quien inspiró al rey Salomón a fin de escribir uno de los más hermosos poemas de amor, el Cantar de los cantares, donde se encuentran estas palabras llenas de pasión: "ponme como un sello en tu corazón, como una señal sobre tu brazo; porque fuerte como la muerte es el amor" (Cantares 8:6).

Sin duda Dios es quien puso en el corazón humano la capacidad de amar. Él inventó el amor. Él es la fuente de amor. ¿No será que cuando amamos, participamos de algo bello que Dios decidió compartir con nosotros? Te invito a considerar estas hermosas palabras que Él expresa: "Con amor eterno de he amado; por tanto, te prolongué mi misericordia." (Jeremías 31:3)

 

 

 

 

 

 

 

 

BIBLIOGRAFÍA

 

Abreu, M. H., & Real Academia Sevillana de Buenas Letras. (1875). Discursos leidos ante la Real Academia Sevillana de Buenas Letras, en las recepciones públicas de sus indivíduos. Sevilla: Impr. de R. Tarascó y Lassa.

Betancourt Sánchez, L. F. (2007) El mejor regalos. Medellín: San Pablo

Iam, Mabel. (2009). Te amo...+para siempre?/I Love You, Now What?: Como Lograr, Mantener O Rescatar El Amor/Falling in Love Is a Mystery, Keeping It Isn't. Atria Books.

Los textos bíblicos son tomados de la Reina Valera 1960.

Mann, E., & Witschonke, A. (2008). Taj Mahal. New York: Mikaya Press.

Martínez, H. H. (2007). Amor y libertad: El espíritu de la responsabilidad social. Bogotá: Editorial Pontificia Universidad Javeriana.

Redolar, R. D. (2009). El cerebro cambiante. Barcelona: Editorial UOC.

Revelo, R. J. (1999). Poesía colombiana: Nuevas voces de fin de siglo. Santa Fe de Bogotá: Epsilon.

2,485 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

EL AMOR DE DIOS

Martes 20/mar/2012

Desde el mismo comienzo del Génesis, vemos que el romance fue una parte básica de la experiencia humana. Un hombre con una mujer; ese era el ideal de Dios, el modelo de lo que había de ser el amor romántico.

Leer más...

¿Apreciamos a las personas creativas y artísticas entre nosotros?

Por Reimar Vetne

Hoy sólo quiero escribir a unos pocos de ustedes, que en algunas ocasiones pueden sentirse malentendidos en nuestra sociedad y en nuestra iglesia. El resto de ustedes también están invitados a leer el artículo con el propósito de que entiendan mejor este grupo—y entiendan a...

Leer más...

Amor en el aire

Por Adolfo Ruiz

Una herramienta muy importante en el proceso enseñanza-aprendizaje es aquella en la que, el maestro titular invita a su clase a un experto en el tema de estudio a exponer lo último sobre el tema en cuestión, y entonces, ese especialista lleva al grupo a las fronteras del co...

Leer más...

EL AMOR Y LAS REGLAS

Por Silvino Tovar

Cuando yo era un niño, mi padre era encargado de una asociación ganadera. Esta asociación tenía una cisterna grande donde almacenaba agua para sus vacas. La cisterna era una gran tentación para nosotros porque deseábamos introducirnos en ella para nadar—sobre todo en el ver...

Leer más...

¿Quién inventó el amor?

Por Adolfo Ruiz

La creación de Dios tiene un elemento básico que rige y actúa en todas direcciones y a cada momento; como aceite lubricante, toca cada parte de este gran mecanismo y le permite funcionar adecuadamente. Este elemento es el amor; entendemos que Dios es amor y que su creación ...

Leer más...

15 Minutos para predecir el futuro de tu noviazgo o matrimonio

Por Felix Hadid Cortez

Cerca del campus de la Universidad de Washington se encuentra “el Laboratorio del Amor”. Este es un centro de alta tecnología fundado por John Gottman en la década de 1980 para investigar las relaciones entre parejas. John ha entrevistado más de tres mil parejas y ha lograd...

Leer más...

Dios inventó el amor

Por Teodoro Yayé Bull

Cuentan Mann y Witschonke (2008) que en el año 1612 d.C. Shah Jahan, heredero del Imperio mongol, se casó con una joven de 19 años llamada Mumtaz Mahal de la cual estaba perdidamente enamorado. Ella llegó a ser su esposa y constante compañera y fueron felices. Lamentablemen...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

DIOS, EL SOBERANO DADOR DE LOS DONES ESPIRITUALES

No somos nosotros los que decidimos qué dones tener. La palabra griega para los dones del Espíritu es charismata; son dones de gracia, distribuidos y dados por Dios mismo. No los obtenemos por nuestro estatus, nuestra posición, nuestro honor, nuestra educación o nuestro des...

Leer más...

EL FRUTO DEL ESPÍRITU Y LOS DONES DEL ESPÍRITU

El fruto del Espíritu y los dones del Espíritu tienen el mismo Autor. Sin embargo, no son lo mismo. A nadie se le requiere manifestar un don del Espíritu, pero todos deberían manifestar el fruto del Espíritu. Los dones espirituales no necesariamente testifican de nuestra es...

Leer más...

EL FRUTO DEL AMOR

El amor es, apropiadamente, la más importante característica del fruto del Espíritu y permea el resto. En cierto sentido, todas las demás cualidades mencionadas pueden ser vistas como aspectos del amor. Debido a que Dios es amor (1 Juan 4:8), la virtud cristiana más importa...

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

El anillo de sellar de Dios

“En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:23). El mensaje final de Dios a Hageo fue dado el mismo día que el ...

Leer más...

Tu identidad en 56 versículos

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Seguramente te has preguntado más de una vez quién eres, de dónde vienes y a dónde irás cuando mueras. Ya te habrás dado cuenta de que no todo en este mundo funciona bien y habrás averiguado por qué las personas son malas, por qué la naturaleza está dañada y qué se podría h...

Leer más...

Conclusión

El fruto del Espíritu es tener una disposición cariñosa y amante; un espíritu radiante y un temperamento alegre; una mente calma y una actitud sosegada; paciencia tolerante ante circunstancias provocadoras y personas difíciles; perspicacia comprensiva y una actitud servicia...

Leer más...

Ni rasgará sus vestidos

“Y el sumo sacerdote entre sus hermanos, sobre cuya cabeza fue derramado el aceite de la unción, y que fue consagrado para llevar las vestiduras, no descubrirá su cabeza, ni rasgará sus vestidos” (Levítico 21:10).

Leer más...