ESTRENAR ROPA

Por Juan José Andrade

Pocas personas realmente no experimentan atracción por la ropa nueva. La mayoría nos sentimos bien cuando nos toca estrenar. Ya sea porque alguien nos la regaló o porque pudimos tener la oportunidad de comprarla; como quiera, estrenar ropa resulta agradable.

El olor de la ropa nueva es singular, la textura es extraordinaria, no tiene desgaste, los colores están bien definidos, no se han perdido, y la presentación es de primera. Inclusive, el simple hecho de ponérnosla nos hace sentir diferentes. Sentimos que nuestra personalidad cambia; nos sentimos más seguros, sonreímos al portarla y hasta caminamos de manera diferente, ¿qué cosa, no?

¿Puede la ropa tener este efecto en las personas? ¡Claro! La ropa puede tener un impacto sobre la personalidad de manera extraordinaria al grado de modificar la conducta y levantar la autoestima. Ahora, debemos reconocer que ese cambio es temporal, es decir, mientras estamos vestidos con una ropa así. Con esto en mente, de acuerdo a la lección de esta semana "Vestidos de Cristo" surge una pregunta: ¿Estar vestidos de Cristo, tendrá un impacto similar sobre la vida de las personas como el que logra el estrenar ropa? ¿Qué piensas?

Bueno, yo creo que sí y no; deja que explique. Sí, porque cuando Cristo mora en una persona necesariamente experimenta una transformación. Pero esa transformación es más que un cambio temporal y más que un cambio en la personalidad y en la conducta, aunque la incluye; tiene que ver con el carácter. Es un cambio integral, abarca el ser entero, nuestro aspecto físico, mental y espiritual. Y no es similar al hecho de ponernos una ropa nueva en el sentido de la temporalidad; es decir, la ropa nueva te la pones y te la quitas al rato, pero la experiencia con Cristo no es así. Estar vestidos de Cristo es una experiencia duradera que se proyecta desde ahora y hasta la eternidad.

Lamentablemente muchos cristianos han pensado y actuado creyendo que estar vestidos de Cristo es como el acto de vestirnos con una ropa nueva, de esas que estrenamos, que nos ponemos y que nos quitamos al rato, cuando pasó la fiesta o la reunión especial. No. Estar vestidos de Cristo es una decisión del corazón que se transfiere en un acto: el bautismo, pero que se proyecta en una experiencia constante y creciente. Tiene su inicio en el bautismo, sí, pero continúa mediante la transformación diaria que lleva a cabo el Santo Espíritu de Dios en el corazón y en la vida exterior de aquellos que han entregado su vida a Jesús. Como dice Prov. 4:18: "Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto".

El que verdaderamente está vestido de Cristo lo manifiesta en una vida de genuina transformación. Amará como Cristo amó, servirá como Cristo sirvió y se dará como Cristo se dio. Tiene que ver más con el carácter que con la personalidad. Mientras todas las cosas tienden a destruirse y empeorar, los que están vestidos de Cristo serán cada vez mejor en todos los aspectos de su vida.

"No puede haber vida sin crecimiento. La planta crece, o muere. Del mismo modo que su crecimiento es silencioso, imperceptible pero continuo, así es también el crecimiento del carácter" E.G.W., La educación, p. 101.

"El verdadero carácter no es algo que se forma desde afuera, o con lo que uno se reviste, sino que es algo que se irradia desde adentro". CDCD, p. 146.

"Revestirnos de Cristo" es permitir cada día que Cristo more en nosotros y dirija cada una de nuestras acciones y pensamientos. Estar revestidos de Cristo, como he mencionado, tiene que ver más con el carácter que con la personalidad, sin embargo, abarcará todo el ser. Y el estilo de vida será diferente, todo en nosotros lo manifestará. Es una experiencia que se integra a la vida permanentemente, no como una pieza de ropa que al rato nos quitamos, sino más bien como la piel que estará con nosotros todos los días de nuestra vida.

Querido lector, que el Santo Espíritu nos impulse cada día a desear que el manto de Cristo, su vida misma, sea colocado sobre la nuestra, para que podamos ser de bendición para los demás y un olor grato para la honra y gloria de Dios.

2,178 Visitas

Acerca del Autor

Juan José Andrade

Juan José Andrade

Casado con Nancy Cueva y padre de tres hijos; Ivan Jose de 20 años, Nancy Arlyn de 16 años y Samuel Alejandro de 2. Enfoca sus enseñanzas en la historia de la iglesia y las lecciones practicas de la vida de los pioneros adventistas.

Artículos de Juan José Andrade
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

Herederos conforme a la promesa

Domingo 19/jun/2011

Una de las grandes luchas de la iglesia cristiana desde los primeros días, una lucha que estaba en el corazón de la Reforma Protestante (y una que de diversas maneras continúa hoy, aun en nuestra iglesia), trata con la cuestión del evangelio, de la salvación, de cómo somos ...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

Integración

Por Ramón Adolfo Ruíz

La integración como estrategia en la enseñanza puede causarnos temor y hasta rechazo, por pensar en algo complejo, difícil de hacer, no claro, un ejercicio que puede salirse de nuestro control.

Leer más...

ESTRENAR ROPA

Por Juan José Andrade

Pocas personas realmente no experimentan atracción por la ropa nueva. La mayoría nos sentimos bien cuando nos toca estrenar. Ya sea porque alguien nos la regaló o porque pudimos tener la oportunidad de comprarla; como quiera, estrenar ropa resulta agradable.

Leer más...

Puntos de Vista Cruzados

Por Jorge Trisca

Cierta vez estaba en una librería justamente cuando el encargado estaba por tirar a la basura unos pósters. Hubo uno que me llamó la atención y cortésmente se lo pedí al señor. Era una foto de dos jirafas que entrecruzaban sus cuellos de tal manera que cada una miraba hacia...

Leer más...

Vestidos de Cristo

Por Jorge Trisca

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia (Col 3:12). Hemos llegado al final de estas lecciones que trataban de vestidos y de ser revestidos, pero hay un vestido, digamos “esp...

Leer más...

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

La religión de Cristo eleva al que la recibe a un nivel superior de pensamiento y acción, al mismo tiempo que presenta a toda la especie humana como igual objeto del amor de Dios, habiendo sido comprada por el sacrificio de su Hijo

Leer más...

“¿QUÉ HAN VISTO EN TU CASA?”

Tal vez hayamos llegado a una etapa en que, gracias al Señor, nos está yendo bien en la vida, al menos por ahora: la familia está bien, el trabajo está bien; la salud y las finanzas, también. ¿O quizá no?

Leer más...

HACIA UNA FE DE PRIMERA GENERACIÓN

Los estudios sobre cómo se transmiten a las generaciones posteriores los valores y las creencias en organizaciones como las iglesias muestran que los fundadores tienen un nivel muy elevado de compromiso con las creencias

Leer más...

MENSAJEROS DEL SIGLO XXI

En su popular paráfrasis de la Biblia The Message, Eugene Peterson utiliza “mensaje” cada vez que aparece la palabra bíblica para “evangelio”. Las buenas nuevas sobre Jesús son verdaderamente el mensaje que aún necesita el mundo de hoy

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad. Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.

Leer más...