Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad.  Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.  Al descorrer la colcha para acostarse, se dio cuenta que había en las sábanas manchas frescas de sangre y otras evidencias de suciedad.  Le incomodó tanto la situación que pedió que lo cambiaran de habitación o cambiaran las sábanas sucias.

¿Te ha sucedido algo similar? ¿Has tenido la incomodidad de dormir sobre trapos sucios? ¿Te ha tocado vestir alguna ocasión ropas sucias de otra persona o lavar los trapos sucios con los que limpian las partes más sucias de los baños públicos? Es una situación desagradable, ¿no es cierto?  Bueno, la ilustración puede ayudarnos a comprender lo que significan los "trapos de inmundicia" que refiere el profeta Isaías.  Los "trapos de inmundicia" que son despreciables y causan repugnancia son comparados con los intentos del ser humano para justificarse a si mismo y ganar por su cuenta la salvación. El pasaje de Isaías dice así: "Si bien todos nosotros somos como suciedad, y todas nuestras justicias como trapos de inmundicia…" (Is. 64: 6).

Algunos piensan que los que nacen y se mantienen en la iglesia no experimentan la misma conversión ni reconocimiento de su maldad y, por lo tanto, de la necesidad de la justicia de Cristo como los que han vivido alejados de Dios.  Incluso, algunos piensan que la única forma de tener una verdadera conversión y reconocimiento que nuestra justicia es como "trapos de inmundicia", es experimentar el pecado y sus consecuencias.  Sólo así, dicen algunos, el cristiano puede llegar a un verdadero arrepentimiento y reconocimiento de su maldad y de la necesidad de la justicia de Cristo.

Este postulado que parece lógico necesita ser enfrentado a la luz del significado del versículo mismo. Literalmente, la expresión "trapos de inmundicia" se refiere a "trapos de menstruación".[i] Isaías utiliza esta figura para decir que los mejores esfuerzos del hombre para justificarse o ganar la salvación no son aceptos delante de Dios. Los intentos del hombre por su auto justificación producen repugnancia delante de Dios, como los "trapos de inmundicia", porque son finalmente un desprecio de la justicia de Cristo, su persona y su obra salvadora.  Por eso la Biblia dice: "En ningún otro hay salvación, porque no hay otro nombre dado a los hombre en quien podamos ser salvos" (Hech. 4: 12).  Sólo el manto de justicia que Cristo ha provisto preparará al hombre para que aparezca en la presencia de Dios justificado.

Con esto en mente vemos, entonces, que quienes mejor pueden experimentar la necesidad de la justicia de Cristo no son nada más los que vienen del mundo, sino especialmente los que han nacido y crecido en la iglesia, los que se han "portado bien", los que nunca se fueron de "casa" y que como el "hijo mayor" de la parábola siempre permanecieron al "lado del Padre".  Son los que han permanecido en la iglesia los que pueden llegar a pensar que no tienen "trapos de inmundicia", cuando en realidad son los que más los pueden poseer, porque los "trapos de inmundicia" a la luz del pasaje citado no son los actos pecaminosos sino las "buenas obras" y la "vida justa" que el cristiano piensa que tiene a diferencia de quienes vienen del mundo.

Al hacer un repaso de la experiencia de los pioneros de nuestra iglesia en la recepción que tuvo el mensaje de justificación por la fe entre ellos, vemos que produjo una reforma.  Porque muchos tenían ideas tergiversadas al respecto.  Creían que eran lo suficientemente buenos como para lograr su justificación, pero cuando la obra del Espíritu Santo se dejó sentir entre ellos, hubo una reforma y reavivamiento completos. "Hubo muchos que testificaron de que al presentarse las verdades escrutadoras, habían sido convencidos de que eran pecadores a la luz de la ley. Habían estado confiando en su propia justicia. Ahora la vieron como trapos de inmundicia, en comparación con la justicia de Cristo que es la única que Dios puede aceptar." (The Review and Herald, 5 de marzo de 1889).

Entonces, querido joven, no necesitas ir al mundo para tener una verdadera experiencia de conversión; por el contrario, donde te encuentras ahora tienes la gran posibilidad de reconocer la necesidad del manto de la justicia de Cristo, el único que puede justificarnos, que ha sido tejido en el telar celestial y que no tiene un solo hilo de invención humana.



[i]
Brown, Francis, Samuel R. Driver, and Charles A. Briggs, Enhanced Brown-Driver-Briggs Hebrew and English Lexicon. (Electronic Edition; Oak Harbor, WA: Logos Research Systems, 2000), s.v. "hD'[i".

22,036 Visitas

Acerca del Autor

Juan José Andrade

Juan José Andrade

Casado con Nancy Cueva y padre de tres hijos; Ivan Jose de 20 años, Nancy Arlyn de 16 años y Samuel Alejandro de 2. Enfoca sus enseñanzas en la historia de la iglesia y las lecciones practicas de la vida de los pioneros adventistas.

Artículos de Juan José Andrade
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

Mirando en el espejo

Domingo 27/mar/2011

     Los policias de tres patrulleros siguieron a una mujer que conducia un vehículo y la obligaron a salir de la ruta. Se acercaron con sus armas en la mano. La mujer estaba horrorizada al bajar, con los brazos en alto.      - ¿Qué hice? - dijo ella, temblando.      E...

Leer más...

Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad. Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.

Leer más...

Vestidos de Gracia: Imágenes de vestidos en la Biblia

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Vestidos de Gracia: Imágenes de vestidos en la Biblia Lección 1: En el telar del cielo Dra. Raquel de Korniejczuk   Comparte con tus amigos   a. Recorta imágenes de personas que se puedan identificar por su vestimenta (beisbolista, artista de cine, presidente de un ...

Leer más...

Manto igual

Por Juan José Andrade

Los grandes fabricantes de ropa, en el afán de alcanzar a un mayor número de personas, lanzaron hace ya algunas décadas atrás lo que causó un gran impacto en el mundo de la moda. Una talla que pudiera ser usada por personas de diferente peso, medida y edad.

Leer más...

Preguntas penetrantes

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Las preguntas constituyen una de las estrategias más utilizadas por los docentes. Varios trabajos de investigación informan que los docentes utilizan muchas más preguntas que lo que ellos mismos creen (Nash y Shiman, 1974; Fillipponne, 1998).

Leer más...

Vestidos de Gracia: Imágenes de vestidos en la Biblia

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Comparte con tus amigos a. Recorta imágenes de personas que se puedan identificar por su vestimenta (beisbolista, artista de cine, presidente de un país, médico, etc.) pero cubre o recorta las cabezas para que nadie se distraiga al reconocer los personajes. Pregunta: ¿Quién...

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

CEÑIDOS CON LA VERDAD, LA CORAZA DE JUSTICIA

Pablo pudo haberse referido a un delantal de cuero que ofrecía alguna protección al abdomen pero permitía libre el movimiento para la acción. En este sentido, el ceñidor, o delantal, era una pieza básica de la armadura.

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

SOBRELLEVAR CARGAS (Gálatas 6:2-5)

La palabra “carga”, en Gálatas 6:5, es báros, y habla de un peso grande que debía llevarse a grandes distancias. Luego, llegó a ser una metáfora para cualquier dificultad, tal como un largo día de trabajo (Mateo 20:12 ). Por el contexto inmediato, la admonición de Pablo era...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

El anillo de sellar de Dios

“En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:23). El mensaje final de Dios a Hageo fue dado el mismo día que el ...

Leer más...