“Así que, hermanos míos amados, estad firmes y constantes, creciendo en la obra del Señor siempre, sabiendo que vuestro trabajo en el Señor no es en vano” (1 Cor. 15:58).

“¿HASTA CUÁNDO, OH JEHOVÁ?”

A lo largo de la historia de la Biblia, hay un llamado repetido del pueblo de Dios, especialmente de quienes padecen la esclavitud, el exilio, la opresión, la pobreza u otra injusticia o tragedia, para que Dios intervenga. Los esclavos en Egipto, los israelitas en Babilonia y muchos otros clamaban a Dios para que viera y oyera su sufrimiento y corrigiera estos males. Y la Biblia ofrece ejemplos significativos de las obras de Dios para rescatar y restaurar a su pueblo, a veces incluso vengándose de sus opresores y enemigos.

Pero estos rescates generalmente eran pasajeros, y los diversos profetas continuaron apuntando hacia una intervención final, cuando Dios daría fin al mal y pondría en alto a los oprimidos. Al mismo tiempo, estos profetas siguieron clamando: “¿Hasta cuándo, oh Jehová?” Por ejemplo, el ángel de Jehová preguntó acerca del exilio de los israelitas: “Oh Jehová de los ejércitos, ¿hasta cuándo no tendrás piedad?” (Zac. 1:12).

Los salmos están llenos de lamentos sobre la aparente prosperidad y la buena fortuna de los malvados, mientras que los justos son maltratados, explotados y emborecidos. El salmista pide repetidamente a Dios que intervenga, confiando en que el mundo hoy no está dispuesto en la forma en que Dios lo creó o que desearía que estuviera, y retoma el clamor de los profetas y oprimidos: “¿Hasta cuándo, oh Jehová?” (ver, p. ej., Sal. 94:3-7).

En cierto sentido, la injusticia es más difícil de soportar entre quienes creen en un Dios justo que desea justicia para todo su pueblo. El pueblo de Dios siempre tendrá un sentimiento de impaciencia por el mal en el mundo, y la aparente inacción de Dios es otro motivo de impaciencia. De allí las preguntas un tanto ásperas de los profetas: “¿Hasta cuándo, oh Jehová, clamaré, y no oirás; y daré voces a ti a causa de la violencia, y no salvarás?” (Hab. 1:2).

Se percibe un clamor similar en el Nuevo Testamento, donde incluso a la misma creación se la describe gimiendo para que Dios rescate y recree (ver Rom. 8:19-22). En Apocalipsis 6:10, este clamor: “¿Hasta cuándo, Señor?”, se asume en nombre de quienes han sido martirizados por su fe en Dios. Pero es el mismo clamor que apela a Dios para que intervenga a favor de su pueblo oprimido y perseguido.

Lee Lucas 18:1 al 8. ¿Qué dice Jesús acerca de la respuesta de Dios a los repetidos clamores y ruegos de su pueblo para que él actúe en su favor? ¿Qué relación tiene esto con la necesidad de fe?

993 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

UN PUEBLO REINCIDENTE

En el ínterin entre los capítulos 12 y 13, Nehemías regresa a Babilonia. Aunque no sabemos por cuánto tiempo se ausentó, cuando regresó (probablemente, alrededor de 430–425 a.C.), el pueblo había reincidido

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

SACERDOTES Y LEVITAS COMO PARTE DE LA ADORACIÓN

La intercesión de Cristo en beneficio del hombre en el Santuario celestial es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en la Cruz. Por medio de su muerte dio inicio a esa obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

La cruz de Cristo será la ciencia y el canto de los redimidos durante toda la eternidad. En el Cristo glorificado contemplarán al Cristo crucificado. Nunca olvidarán que el Ser cuyo poder creó los innumerables mundos y los sostiene a través de la inmensidad del espacio

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

DOS FORMIDABLES COROS DE ACCIÓN DE GRACIAS

Parte del servicio de adoración en la época de Nehemías fue crear dos coros de acción de gracias que recorrieran Jerusalén cantando, acompañados de instrumentos. Comenzaban en el mismo lugar y luego se separaban, yendo cada uno en una dirección diferente alrededor de los mu...

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...

Estrategia de enseñanza: Método Reflexivo

Por Jair Arody del Valle

El ambiente que se vive en la clase, donde el profesor y el alumno se hacen mutuas preguntas guiadoras que incitan niveles altos del pensamiento, se plantean y resuelven problemas auténticos, es lo que hace que este procedimiento reflexivo sea significativo.

Leer más...