“El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; a pregonar libertad a los cautivos, y vista a los ciegos; a poner en libertad a los oprimidos; a predicar el año agradable del Señor” (Luc. 4:18, 19).

JESÚS SANA

Los evangelios están salpicados de historias de los milagros de Jesús, especialmente los de curación. Como Isaías había profetizado, sanaba a los ciegos y liberaba a los que habían sido cautivos de la enfermedad, a veces después de muchos años de sufrimiento (ver, p, ej., Mar. 5:24-34; Juan 5:1-15). Pero él realizaba más que esto: hacía que los cojos volvieran a caminar; sanaba a los leprosos (no solo con palabras, sino tocándolos, aunque eran “impuros”); le hacía frente a los demonios que poseían la mente y el cuerpo de las personas; e incluso resucitaba a los muertos.

Cabría esperar que estos milagros hubieran tenido la intención de atraer a las multitudes y de demostrar sus poderes a tantos escépticos y críticos. Pero, no siempre fue así. A menudo, Jesús les indicaba a los sanados que no se lo contaran a nadie. Si bien parece que era poco probable que los recién sanados siguieran estas instrucciones y se guardaran esas noticias maravillosas, Jesús intentaba demostrar que sus milagros eran algo más importante que un espectáculo. El objetivo final, por supuesto, era que la gente llegara a ser salva en él.

Con todo, los milagros de curación de Jesús eran una expresión de su compasión. Por ejemplo, en el período previo a la alimentación de los cinco mil, Mateo narra: “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos” (Mat. 14:14). Jesús sentía el dolor de quienes sufrían e hizo lo que pudo con la gente con la que entró en contacto, para ayudarla y animarla.

Lee la profecía de Isaías en Mateo 12:15 al 21. ¿De qué manera Isaías y Mateo identifican lo que Jesús hacía como algo más grande que sanar a unos pocos (o incluso a varios cientos) de enfermos?

“Cada milagro que Cristo realizaba era una señal de su divinidad. Él estaba haciendo la obra que había sido predicha acerca del Mesías; pero para los fariseos esas obras de misericordia eran una ofensa positiva. Los dirigentes judíos miraban con despiadada indiferencia el sufrimiento humano. En muchos casos su egoísmo y opresión habían causado la aflicción que Cristo aliviaba. Así que sus milagros les eran un reproche” (DTG 373).

Los milagros de curación de Jesús eran actos de compasión y justicia. Pero, en ningún caso eran un fin en sí mismos. En última instancia, todo lo que Cristo hizo fue con el propósito de conducir a la gente a la vida eterna (ver Juan 17:3).

1,445 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

UN PUEBLO REINCIDENTE

En el ínterin entre los capítulos 12 y 13, Nehemías regresa a Babilonia. Aunque no sabemos por cuánto tiempo se ausentó, cuando regresó (probablemente, alrededor de 430–425 a.C.), el pueblo había reincidido

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

SACERDOTES Y LEVITAS COMO PARTE DE LA ADORACIÓN

La intercesión de Cristo en beneficio del hombre en el Santuario celestial es tan esencial para el plan de la salvación como lo fue su muerte en la Cruz. Por medio de su muerte dio inicio a esa obra para cuya conclusión ascendió al cielo después de su resurrección

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

La cruz de Cristo será la ciencia y el canto de los redimidos durante toda la eternidad. En el Cristo glorificado contemplarán al Cristo crucificado. Nunca olvidarán que el Ser cuyo poder creó los innumerables mundos y los sostiene a través de la inmensidad del espacio

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

DOS FORMIDABLES COROS DE ACCIÓN DE GRACIAS

Parte del servicio de adoración en la época de Nehemías fue crear dos coros de acción de gracias que recorrieran Jerusalén cantando, acompañados de instrumentos. Comenzaban en el mismo lugar y luego se separaban, yendo cada uno en una dirección diferente alrededor de los mu...

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...

Estrategia de enseñanza: Método Reflexivo

Por Jair Arody del Valle

El ambiente que se vive en la clase, donde el profesor y el alumno se hacen mutuas preguntas guiadoras que incitan niveles altos del pensamiento, se plantean y resuelven problemas auténticos, es lo que hace que este procedimiento reflexivo sea significativo.

Leer más...