“Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:12).

EL MENSAJE DEL PRIMER ÁNGEL: PRIMERA PARTE

Lee Apocalipsis 14:7; y Eclesiastés 12:13 y 14. ¿Qué significa “temer a Dios”? ¿De qué manera el concepto de temer a Dios se relaciona con el evangelio y qué tiene que ver el evangelio con guardar los mandamientos de Dios (ver Rom. 7:7-13)? ¿Qué relación hay entre temer a Dios y glorificarlo?

El llamado a temer a Dios y darle gloria (Apoc. 14:7) se proclama en el contexto del “evangelio eterno”. Tomar conciencia de lo que Cristo ha hecho por nuestra salvación da lugar a nuestra respuesta positiva.

En la Biblia, temer a Dios y darle gloria están estrechamente relacionados (Sal. 22:23; Apoc. 15:4). Juntos señalan una relación correcta con Dios (Job 1:8) y obediencia a él.

Temer a Dios no significa tenerle miedo, sino tomarlo en serio y permitir su presencia en nuestra vida. El pueblo de Dios del tiempo del fin es el que teme a Dios (ver Apoc. 11:18; 19:5). Dios desea que su pueblo lo ame (Deut. 11:13; Mat 22:37), le sea obediente (Deut. 5:29; Ecl. 12:13) y refleje su carácter (Gén. 22:12).

Es importante que el pueblo de Dios le dé gloria porque “la hora de su juicio ha llegado” (Apoc. 14:7). El juicio en cuestión aquí es el Juicio Investigador preadvenimiento, que tiene lugar antes de la Segunda Venida. El propósito de este juicio es revelar si servimos realmente a Dios o no, una decisión que se manifiesta a través de nuestras obras (ver 2 Cor. 5:10). Al término de este juicio, se decide el destino de cada persona (Apoc. 22:11) y Jesús vendrá a traer su recompensa a cada persona según sus obras (Apoc. 22:12).

El Juicio de Apocalipsis 14 es una parte del evangelio. Para quienes tienen una buena relación con Dios, el Juicio es una buena noticia: significa vindicación, salvación, libertad y vida eterna. No obstante, es una mala noticia para los desobedientes, a menos que se arrepientan, se vuelvan a Dios y acepten este mensaje de la hora del Juicio en el tiempo del fin. Dios no quiere que nadie perezca, sino que todos se arrepientan (2 Ped. 3:9).

¿Cómo podrías defenderte en el Juicio? ¿Qué veredicto revelará tu vida? ¿Qué te dice tu respuesta sobre la necesidad del evangelio? ¿Por qué el evangelio está tan estrecha- mente unido al mensaje del primer ángel?

1,382 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

PADRES SOLOS

Un fenómeno que enfrenta el mundo es el de las familias monoparentales, que muchas veces, aunque no siempre, están compuestas por una madre sola.

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

VIVIR EL AMOR QUE PROMETIMOS

En última instancia, la cohesión y la unidad de la familia dependen del compromiso de sus miembros, comenzando por el pacto de los cónyuges de preocuparse por el otro

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

CEÑIDOS CON LA VERDAD, LA CORAZA DE JUSTICIA

Pablo pudo haberse referido a un delantal de cuero que ofrecía alguna protección al abdomen pero permitía libre el movimiento para la acción. En este sentido, el ceñidor, o delantal, era una pieza básica de la armadura.

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...