“Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo, diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas” (Apoc. 14:6, 7).

EL ESTUDIO DE LA BIBLIA Y LA COMUNIÓN

Lee Hechos 2:42. ¿Cuáles eran algunos de los elementos de la adoración cristiana primitiva?

“Y perseveraban en la doctrina de los apóstoles, en la comunión unos con otros, en el partimiento del pan y en las oraciones” (Hech. 2:42). Desde los orígenes de la iglesia, la adoración se ha caracterizado por la centralidad del estudio de la Palabra de Dios que nos dieron los apóstoles. Los primeros cristianos eran fieles en el estudio de las Escrituras en cuanto a lo que de- cían acerca de Jesús, el Mesías. Estaban en comunión constante para com- partir entre ellos las bendiciones que Dios les había dado y para animarse mutuamente en su andar espiritual con Dios. En la Palabra exploraron las verdades sagradas que se convirtieron en la base de su mensaje al mundo.

¿Qué dicen los siguientes pasajes acerca de la importancia de estudiar la Palabra de Dios en comunión con otros creyentes? 2 Rey. 22:8-13

Hech. 17:10, 11

2 Tim. 3:14-17

“Doquiera se proclamen las verdades del evangelio, los que desean sinceramente hacer lo recto son inducidos a escudriñar diligentemente las Escrituras. Si en las escenas finales de la historia terrenal aquellos a quienes se proclaman las verdades probatorias siguieran el ejemplo de los bereanos, escudriñando diariamente las Escrituras, comparando con la Palabra de Dios los mensajes que se les dan, habría un gran número de leales a los preceptos de la Ley de Dios donde ahora hay comparativamente pocos” (HAp 188, 189).

Somos un pueblo unido debido a las verdades que proclamamos, las cuales encontramos en la Palabra de Dios. Esto se aplica a la iglesia de Dios en sus orígenes, y también a la iglesia actual. El estudio de la Palabra de Dios forma la esencia de nuestra adoración a Dios y de nuestra unidad como pueblo que ha sido llamado a proclamar el mensaje de los tres ángeles al mundo. Cuando nos unimos como familia para compartir y adorar, las Escrituras nos transmiten las palabras de Dios para guiar nuestra vida en preparación para nuestra misión y para la segunda venida de Jesús.

¿Cuán firme es tu cimiento en tus creencias bíblicas? Es decir, ¿estás suficientemente arraigado en la Biblia como para poder mantenerte firme frente a la muerte como los tres muchachos hebreos?

225 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

La religión de Cristo eleva al que la recibe a un nivel superior de pensamiento y acción, al mismo tiempo que presenta a toda la especie humana como igual objeto del amor de Dios, habiendo sido comprada por el sacrificio de su Hijo

Leer más...

“¿QUÉ HAN VISTO EN TU CASA?”

Tal vez hayamos llegado a una etapa en que, gracias al Señor, nos está yendo bien en la vida, al menos por ahora: la familia está bien, el trabajo está bien; la salud y las finanzas, también. ¿O quizá no?

Leer más...

HACIA UNA FE DE PRIMERA GENERACIÓN

Los estudios sobre cómo se transmiten a las generaciones posteriores los valores y las creencias en organizaciones como las iglesias muestran que los fundadores tienen un nivel muy elevado de compromiso con las creencias

Leer más...

MENSAJEROS DEL SIGLO XXI

En su popular paráfrasis de la Biblia The Message, Eugene Peterson utiliza “mensaje” cada vez que aparece la palabra bíblica para “evangelio”. Las buenas nuevas sobre Jesús son verdaderamente el mensaje que aún necesita el mundo de hoy

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad. Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.

Leer más...