“Pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra” (Hech. 1:8).

FELIPE COMO EVANGELISTA, PADRE Y HUÉSPED

Claramente, Felipe fue ungido para hacer la obra del Señor. Los comentadores están divididos con respecto a lo que significa que “el Espíritu del Señor arrebató a Felipe” (Hech. 8:39): si le dijo que fuera a Azoto (vers. 40) o si fue transportado milagrosamente a ese lugar. El punto vital es que Felipe era un hombre entregado al Espíritu Santo y, de ese modo, Dios pudo usarlo para hacer una gran obra.

Lee Hechos 8:40. ¿Qué se dice acerca de Felipe, que explica por qué se lo llama el “evangelista”?

Lee Hechos 21:7 al 10. ¿Qué podemos aprender acerca de Felipe en estos versículos?

En esta historia aprendemos que Felipe era un hombre de familia, con cuatro hijas solteras. El llamado de Felipe del diaconado a la evangelización involucraba que tuviera que hacer viajes extendidos. Sabemos acerca del viaje de Jerusalén a Samaria, luego a Gaza, seguido por “todas las ciudades” en la costa del Mediterráneo, desde Azoto hasta Cesarea (unos ochenta kilómetros), y tal vez viajes no registrados. Como todos los misioneros, habrá sufrido los altibajos que tales compromisos incluyen. Sin embargo, atendió a su familia hasta el punto de que cuatro hijas fueran consideradas adecuadas por el Espíritu Santo para recibir el don de profecía. Esto testifica de su buena conducta como padre, y de una familia cristiana piadosa, pionera en las misiones.

El texto revela que el apóstol Pablo quedó con Felipe “algunos días” (Hech. 21:10). Veinticinco años antes, Pablo, conocido como Saulo, había sido un agresivo y feroz perseguidor de los cristianos (Hech. 9:1, 2). Su persecución de los creyentes en Jerusalén obligó a Felipe a huir a Samaria (Hech. 8:1-5). Ahora, años más tarde, perseguidor y perseguido se encontraron en el hogar de Felipe, que hospedó a Pablo. ¡Qué reunión interesante de hermanos y colaboradores con Cristo en la gran causa de llevar el evangelio al mundo no judío!

En nuestra obra en favor de otros, ¿por qué es vital nunca olvidar nuestra primera obligación: nuestras familias?

15 Visitas

comments powered by
Disqus

Un ejemplo de testificación y evangelismo en equipo

Por Teodoro Yayé Bull

Si pudiéramos elegir al evangelista más apasionado de la historia del cristianismo, sin duda mencionaríamos al Apóstol Pablo. Mucho se ha escrito de su vida y de su influencia. Para Díaz (1997) Pablo es conocido como una de las figuras más grandiosas, geniales y viriles del cristianismo. Según Swindoll y Álvarez (2003) Pablo fue una persona extraordinaria. Por otro lado, Colomina (2011) hace alusión a la labor misionera de Pablo, considerándole como una columna maestra de la Iglesia Cristiana. Leer más...

Tibieza

Por Jose Mercedes Espinosa

La discusión estaba en su apogeo. Cada quien defendiendo sus puntos de vista y justificando sus actitudes. La junta directiva de la iglesia se había enfrascado en una serie de problemas entre ellos y de ellos contra el pastor. Como dirigente de la Asociación me había reunido con los miembros de esa junta directiva, sin la presencia del pastor local. El propósito de la reunión era conciliar posiciones, arreglar diferencias y resolver los problemas. Escuchaba con atención a uno y a otro miembro de la junta, y en momentos la situación se acaloraba y las discusiones subían de tono. De pronto, alguien toca a la puerta. Leer más...

ESTRATEGIAS: CRISTO Y LAS TRADICIONES RELIGIOSAS.

Por Therlow Harper González

1. ESTRATEGIA 1: MOTIVANDO Y ACLARANDO CONCEPTOS. a. Para iniciar el repaso, y después de recordar el título de la lección 3 (Cristo y las tradiciones religiosas) hazle a tu clase algunas preguntas para ponerlos a prueba. Diles: Si un niño te busca y te pregunta: Señor (se-ñorita) ¿qué es una tradición y qué es una doctrina, qué le dirías? O si te pregunta: ¿qué diferencias hay entre una tradición y una doctrina, qué le dirías? Leer más...

Eslabones por Gracia Divina

Por Ana Harper

Como estrategia de testificación, aquí expreso brevemente tres pasos que puedes dar y me parece que son prácticos. Estaré orando para que mientras estudias la lección de la Escuela Sabática, el Espíritu Santo te inspire para compartir las hermosas verdades eternasy que te constituyas en un “eslabón”para alcanzar a otros para el Reino de Dios. Leer más...