“Porque si callas absolutamente en este tiempo, respiro y liberación vendrá de alguna otra parte para los judíos; mas tú y la casa de tu padre pereceréis. ¿Y quién sabe si para esta hora has llegado al reino?” (Est. 4:14).

ESTER Y MARDOQUEO

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Ester 1-10; 1 Corintios 9:19-23; Juan 4:1-26; Hechos 17:26; Mateo 22:21; Romanos 1:18-20.

ESTER VIVIÓ DENTRO DEL CORAZÓN políticamente peligroso del Imperio Persa. Su misión la involucró en una serie de asombrosos contrastes. Huérfana, parte de una minoría étnica y religiosa, llegó a ser la esposa del rey persa. Pero, no fue un simple “cuento de hadas”. Más bien, al tiempo que aumentó su estatus, ella fue preparada para cumplir una misión muy especializada. Esta requería, al comienzo, la arriesgada estrategia de vivir de “incógnito”, manteniendo su origen en secreto. Más tarde, tuvo que hacer una peligrosa revelación de su etnia y su fe.

Apoyada por su primo y padre adoptivo, Mardoqueo, su valiente testimonio en la corte Persa salvó a su pueblo, invirtió la baja situación social de ellos y los hizo objeto de la admiración de todo el imperio.

Como resultado de su fidelidad, el conocimiento del Dios verdadero llegó a ser difundido entre sus captores paganos. Aunque no es una historia “típica” de misioneros, la narración de Ester y Mardoqueo presenta principios interesantes que nos ayudan a comprender lo que significa testificar en circunstancias peculiares.

90 Visitas

comments powered by
Disqus

Un ejemplo de testificación y evangelismo en equipo

Por Teodoro Yayé Bull

Si pudiéramos elegir al evangelista más apasionado de la historia del cristianismo, sin duda mencionaríamos al Apóstol Pablo. Mucho se ha escrito de su vida y de su influencia. Para Díaz (1997) Pablo es conocido como una de las figuras más grandiosas, geniales y viriles del cristianismo. Según Swindoll y Álvarez (2003) Pablo fue una persona extraordinaria. Por otro lado, Colomina (2011) hace alusión a la labor misionera de Pablo, considerándole como una columna maestra de la Iglesia Cristiana. Leer más...

El sentir de Cristo Jesús

Por Miguel Patiño

Al concluir mis estudios de teología, salí con la firme determinación de compartir el amor de Jesús con el conocimiento y las estrategias aprendidas en el seminario por mis profesores, el entusiasmo juvenil me sobrecogía y con arrojo emprendí la firme determinación de hablar del amor de Dios a quien tuviera oportunidad. Leer más...

Una relación con valor

Por Dina Rocío Carpintero

Sección I. Construyendo relaciones Elabore un listado de escenarios en los cuales es posible interactuar con las personas. Considere todas las posibilidades. “Todos los que profesan ser hijos de Dios deben recordar que, como misioneros, tendrán que tratar con toda clase de personas: refinadas y toscas, humildes y soberbias, religiosas y escépticas, educadas e ignorantes, ricas y pobres. No es posible tratar a todas estas mentalidades del mismo modo; y no obstante, todas necesitan bondad y simpatía. Mediante el trato mutuo, nuestro intelecto debe recibir pulimento y refinamiento. Dependemos unos de otros, unidos como estamos por los vínculos de la fraternidad humana”. (Ministerio de curación, pág. 396). Leer más...

Todos tienen su lugar y son necesarios

Por Dina Rocío Carpintero

En cierta ocasión leí una reflexión que me parece ilustra la idea de que todos participan en cumplir la misión de Cristo. En una carpintería, las herramientas discutían sobre sus diferencias. El martillo presidía la reunión pero fue removido porque hacía mucho ruido y siempre golpeaba. Él aceptó su situación pero acusó que el tornillo daba muchas vueltas para poder servir. Éste aceptó su condición, pero declaró en contra de la lija estableciendo que era muy áspera en su trato y tenía fricciones con todos. La lija estuvo de acuerdo pero pidió la expulsión del metro, que medía a todos como si él fuera perfecto. Leer más...