“Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”

Juan 15:14

miércoles 01/oct/2014

LAS DOCE TRIBUS

Lee Santiago 1:1, Hechos 11:19 al 21; y 1 Pedro 2:9 y 10. ¿Quiénes son estas “doce tribus” y de qué manera llegaron a dispersarse?

Como vimos, Santiago escribió a los creyentes. Al comienzo, la obra del evangelio se concentró en Jerusalén (Luc. 24:47); pero, como resultado de la persecución, que se intensificó después del apedreamiento de Esteban, estos creyentes fueron esparcidos, y la simiente del evangelio se dispersó en todas las ciudades y regiones circundantes del Imperio Romano.

Según Hechos 11, el evangelio llegó a los gentiles muy pronto, comenzando en Antioquía; así, la expresión “las doce tribus” se refería, probablemente, a los cristianos como un todo. No parece que haya habido diferentes congregaciones reunidas por etnias, razón por la cual el Concilio de Jerusalén tuvo que decidir enseguida si, a fin de llegar a ser cristianos, los gentiles que creían debían, primero, circuncidarse como los judíos (Hech. 15:1-6).

Lee Hechos 15:13 al 21. ¿De qué forma atendió Santiago ese problema de la iglesia primitiva?

La Biblia permitió que se mantuviera una sola iglesia: Santiago citó la profecía de Amós, basada en una de las leyes de Moisés para los extranjeros (Lev. 18-20), de que la restauración de Israel y su posterior expansión incluirían a los gentiles (Hech. 15:16, 17). Santiago les recordó a “las doce tribus” que eran coherederas de la promesa hecha a Abraham. Al dirigirse a los de “la dispersión” (1 Ped. 1:1), Pedro presenta una idea similar al describir a los cristianos como una “nación santa” (1 Ped. 2:9; comparar con Éxo. 19:5, 6). La palabra griega en ambos pasajes es diáspora, que se refería a judíos que vivían fuera de los límites geográficos de Israel (ver Juan 7:35).

¿Una iglesia dispersa? Suena como si fuéramos nosotros, los adventistas. A pesar de las vastas diferencias culturales, étnicas y sociales que existen entre nosotros, ¿qué une a los adventistas como un movimiento claramente protestante?

99 Visitas
comments powered by Disqus

EL DIA QUE SUPE QUE MI HERMANO ERA EL SALVADOR DEL MUNDO

Por Adan Dyck
Todos de niños jugamos a soñar en la profesión o actividad que realizaremos cuando la edad adulta llegue. Aun lo recuerdo, yo seré bombero, y yo seré jefe de bomberos, replicaba mi primo; yo seré patrón, pero yo policía y los policías le ganan a los patrones. Todos queremos ser más, ser alguien importante, sobresaliente de entre los demás sobre todo entre hermanos. Leer más...

Estrategia de Repaso: Santiago, El Hermano del Señor

Por Ismael Castillo
Leer más...