“Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor”

Juan 15:10

CUMPLIR LA LEY DE CRISTO (Gál. 6:2)

Ya sea en documentos escritos o en la naturaleza, la Ley de Dios revela, a cada persona capaz de entender, la voluntad de él (Rom. 1:20; 2:12-16). En consecuencia, ninguno puede pretender ser ignorante de los requerimientos básicos de Dios. “Todos pecaron, y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23) y destinados a la destrucción (Rom. 6:23; Eze. 18:4). Sin embargo, no todo está perdido: la maldición ha sido revertida por el don de la vida eterna, que está disponible por medio de la vida, la muerte y la resurrección de Jesucristo (Efe. 2:8).

De acuerdo con Pablo, la gracia debería dar poder a los creyentes para vivir vidas obedientes (Rom. 6:15; Efe. 2:10; Tito 2:11-14) aunque, como bien sabemos, no siempre vivimos tan obediente y fielmente como deberíamos.

Según Gálatas 6: 1 al 5, ¿cuál es una manera de manifestar la “Ley de Cristo”?

Es importante recordar que cada uno está sujeto a la tentación y puede someterse al pecado en momentos de debilidad. Reconociendo esto, es insensato que una persona condene de inmediato a otro cristiano que ha caído. Aun Jesús, que nunca pecó, estaba dispuesto a ayudar a los que habían sido vencidos por el pecado, tal como escribió E. G. de White acerca de Jesús:

“No censuró la debilidad humana”

(DTG, p. 319)

Pablo amonestó a los cristianos a ayudar con el propósito de restaurar (Gál. 6:1). En otras palabras, la persona que pecó debería ser motivada a continuar obedeciendo los preceptos de la Ley de Dios.

La Ley de Cristo es impulsada por la misericordia. Si no hubiera sido por su muerte expiatoria, no habría razón para guardar la Ley de Dios. Sin embargo, porque Cristo hizo posible la vida eterna, hay un incentivo para ser fiel y reanudar la observancia de la Ley de Dios después de momentos de debilidad. Los cristianos deberían usar la Ley de Cristo como un vehículo para transportar al pecador arrepentido de regreso al ámbito de la Ley de amor de Dios.

Piensa en la ocasión en que hiciste mal y te mostraron gracia aunque no la merecías (después de todo, si la merecías, no habría sido gracia). ¿Cómo puedes asegurarte de que, la próxima vez que alguien necesite un poco de gracia de tu parte, recordarás la que recibiste?

1,148 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

¿La ley de Dios es moral o es ética?

Por Leo Ramon Acosta

Al oír esta pregunta la mayoría podría contestar que la ley de Dios es moral, de hecho frecuentemente los diez mandamientos se conoce como la ley moral, para diferenciarla de la ley ceremonial; a pesar que moral y ética son utilizados como sinónimos si se busca la raíces de...

Leer más...

Testificación

Por Therlow Harper González

Ya que esta semana estudiamos sobre la evangelización y testificación COLECTIVAS, la pregunta obligada sería: ¿Cómo podemos testificar COLECTIVAMENTE? Una dinámica interesante sería leer cuidadosamente los capítulos 14, 15, 16 y 17 del evangelio según San Juan y tratar de e...

Leer más...

LA IDENTIFICACIÓN DE LA BESTIA ESCARLATA

Apocalipsis 17:3 describe a la bestia escarlata en términos similares a la bestia que sube del mar de Apocalipsis 13, que hizo guerra contra el pueblo de Dios y lo venció

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

LA RAMERA BABILONIA

La mujer, en la Biblia, es un símbolo del pueblo de Dios. En Apocalipsis, la verdadera iglesia de Dios se presenta como una mujer pura

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

Tu identidad en 56 versículos

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Seguramente te has preguntado más de una vez quién eres, de dónde vienes y a dónde irás cuando mueras. Ya te habrás dado cuenta de que no todo en este mundo funciona bien y habrás averiguado por qué las personas son malas, por qué la naturaleza está dañada y qué se podría h...

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

LA RAMERA Y LA BESTIA ESCARLATA

Juan ve a una mujer sentada sobre una bestia escarlata. En tanto que la ramera representa una entidad religiosa, la bestia simboliza un poder político

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...