“No penséis que he venido para abrogar la ley o los profetas; no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la Ley, hasta que todo se haya cumplido”

Mateo 5:17 y 18

sábado 19/abr/2014

CRISTO Y LA LEY EN EL SERMÓN DEL MONTE

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Mateo 5:17 al 37; Lucas 16:16; Romanos 7:24.

La mayor parte de la gente que piensa en el Sermón del Monte automáticamente recuerda las Bienaventuranzas (Mat. 5:1-12). Sin embargo, el Sermón del Monte realmente abarca tres capítulos que han sido divididos en cuatro partes. Las Bienaventuranzas son solo la primera sección. En la segunda parte, Jesús compara a los cristianos con la luz y la sal (Mat. 5:13-16). La tercera (Mat. 5:17-48) es donde Jesús nos da una perspectiva más profunda de la Ley. Y en la sección final y la más larga (Mat. 6:1-7, 23), Jesús proporciona claras enseñanzas sobre la conducta cristiana. Todo el discurso termina con la parábola del constructor prudente y el insensato (Mat. 7:24-27), que enfatiza la importancia de la obediencia a lo que Dios nos llama a hacer.

Esta semana investigaremos la tercera sección, Mateo 5:17 al 48, que los teólogos llaman la “antítesis” (casos en los que se presentan agudos contrastes), para ver qué nos enseña acerca de la Ley.

68 Visitas
comments powered by Disqus

¿Para qué sirve la ley?

Por Omar Velázquez
Pablo detectó el grave error de esos creyentes judíos que consideraban que la obediencia a la ley favorece al pecador delante de Dios. Erwin Gane señala que esos adversarios de Pablo, esos cristianos judíos legalistas, pensaban que él quería reducir la culpabilidad del pecador aboliendo la ley. Sin embargo, en la mente del apóstol nunca existió el pensamiento de que la ley no tenía importancia. Tal vez, por esa razón, pone en relieve la función de la ley en el contexto de la salvación, al preguntar ¿para qué sirve la ley? Leer más...

Experiencias

Por Genaro Corral
En lo personal, andar en bicicleta en la montaña ha sido una experiencia muy agradable; realizando este deporte, he aprendido una de las leyes básicas, siempre usar casco y equipo de seguridad adecuado. Recuerdo que en una ocasión en una ruta en la montaña, un compañero tuvo un accidente: resbaló y cayó de la bicicleta, el golpe fue tan fuerte que el casco se rompió; gracias a Dios el accidente no tuvo mayores complicaciones. Quiero destacar la función del casco, cumplio su función de proteger. Leer más...