“En aquellos días él fue al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Y cuando era de día, llamó a sus discípulos, y escogió a doce de ellos, a los cuales también llamó apóstoles”

Lucas 6:12 y 13

sábado 08/mar/2014

Discipular a los líderes espirituales

LEE PARA EL ESTUDIO DE ESTA SEMANA: Lucas 6:12 al 16; Juan 16:7 al 14; Lucas 6:20 al 49; Jeremías 50:31; Isaías 57:15; Hechos 1.

AUNQUE JESÚS SIEMPRE se mantuvo activo en su obra de hacer discípulos, reconocía que su jornada terrenal era corta. Por lo tanto, se concentró en entrenar a discípulos para que continuaran la obra después de que él se fuera. Era tanto su Señor Maestro como su Señor Entrenador. Aunque enseñar y entrenar están relacionados, enseñar generalmente se refiere a la comunicación de conocimiento, mientras entrenar sugiere la formación o la calificación por medio de la práctica y la disciplina.

La preparación de los discípulos para el liderazgo ciertamente involucraba recibir conocimiento; sin embargo, el crecimiento espiritual era prioritario. Ellos necesitaban adquirir experiencia en las cosas de Dios, en la fe, en las dificultades, en la santificación, en el sacrificio propio, junto con una comprensión intelectual de las doctrinas y la teología. El solo conocimiento era una preparación insuficiente para los rigurosos desafíos que tenían por delante. Jesús les dio ambos.

309 Visitas
comments powered by Disqus

UNIDOS AL MIRAR

Por José A. Castañeda
En el evangelio de Juan hay un capítulo que describe la unidad con Jesús. La palabra que se repite en el evangelio es permanecer. Aparece en el capítulo 15 es otra palabra que describe la unidad con Jesús. Nuestro Salvador era principalmente un maestro de las relaciones, es uno de los aspectos de su persona que lo distinguen como un maestro no de este mundo sino celestial. Leer más...

Preguntas penetrantes

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk
Las preguntas constituyen una de las estrategias más utilizadas por los docentes. Varios trabajos de investigación informan que los docentes utilizan muchas más preguntas que lo que ellos mismos creen (Nash y Shiman, 1974; Fillipponne, 1998). Leer más...