“Mía es la plata, y mío es el oro, dice Jehová de los ejércitos” Hageo 2:8.

El deseado de todas las naciones

Lee Hageo 2:6 al 9. ¿Qué se promete aquí y cómo hemos de entender su cumplimiento?

Por medio de Hageo, Dios anunció un gran temblor entre las naciones el día de Dios en que el templo se llenará con la presencia divina. El profeta llamó a sus contemporáneos a mirar más allá de las presentes adversidades y pobreza, a la gloria futura del reino de Dios hacia el cual apuntaba el templo.

La principal razón para el esplendor incorporado en el templo de Jerusalén era hacerlo digno de la presencia de Dios. No obstante, de acuerdo con este texto, Dios estaba dispuesto a habitar la casa menos que gloriosa y posteriormente darle esplendor. La gente no necesitaba preocuparse demasiado por la forma en que podrían financiar la reconstrucción del templo. Todos los tesoros le pertenecen a Dios quien prometió morar en este templo nuevo. Dios mismo era el proveedor del esplendor del templo.

“Mientras el pueblo procuraba hacer su parte y obtener una renovación de la gracia de Dios en su corazón y en su vida, le fue dado un mensaje tras otro por medio de Hageo y Zacarías, para asegurarle que su fe tendría rica recompensa y que las palabras de Dios acerca de la gloria futura del templo cuyos muros se estaban levantando no dejarían de cumplirse. En ese mismo edificio se vería, vencido el plazo, al Deseado de todas las gentes como Maestro y Salvador de la humanidad” (PR 423).

Dios prometió que el esplendor de ese templo sería mayor que la gloria del templo anterior. Sería un tipo diferente de gloria porque este templo sería honrado por la presencia de Jesús, en la carne. En realidad, la presencia de Cristo hizo que la gloria del templo nuevo fuera mayor que la del templo de Salomón.

Lee Hebreos 8:1 al 5. Cualquiera haya sido la gloria del templo terrenal, nunca debemos olvidar que solo fue una sombra, un símbolo del plan de salvación. Piensa en lo que significa, ahora mismo, que Jesús esté ministrando en nuestro favor en el “tabernáculo verdadero”, hecho por Dios, no por el hombre. ¿Cómo podemos aprender a apreciar mejor la importancia del mensaje del santuario en el plan de salvación?

2,005 Visitas

comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

“LA BENDICION DE PONER PRIMERO LO PRIMERO”

Por Lemuel Olan Jimenez

Que Dios nos diga de manera dramática que debemos ponernos a trabajar en su obra, y que luego detenga esa misma obra para darnos un discurso es porque tiene algo importante qué decirnos, ¿no es así? ¿Y qué podría ser? Si el profeta Hageo no hubiese repetido la frase por lo ...

Leer más...

El día del Señor

Por Alonso Meza

El pensamiento clave de esta semana dice: “Terrible será Jehová contra ellos, porque destruirá a todos los dioses de la tierra, y desde sus lugares se inclinarán a él todas las tierras de las na-ciones” (Sof. 2:11). ¿Por qué no trabajamos esta semana un poco haciendo algo d...

Leer más...

Estrategia Didáctica

Por Alonso Meza

No olvide que la lección con auxiliar para el maestro cuenta con un material para que usted pueda impartir la clase con mayor intención para sus miembros de escuela sabática. Utilizando la metodología didáctica que presenta la lección, trabajemos este sábado atendiendo las ...

Leer más...

PADRES SOLOS

Un fenómeno que enfrenta el mundo es el de las familias monoparentales, que muchas veces, aunque no siempre, están compuestas por una madre sola.

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

VIVIR EL AMOR QUE PROMETIMOS

En última instancia, la cohesión y la unidad de la familia dependen del compromiso de sus miembros, comenzando por el pacto de los cónyuges de preocuparse por el otro

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

CEÑIDOS CON LA VERDAD, LA CORAZA DE JUSTICIA

Pablo pudo haberse referido a un delantal de cuero que ofrecía alguna protección al abdomen pero permitía libre el movimiento para la acción. En este sentido, el ceñidor, o delantal, era una pieza básica de la armadura.

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...