Método de carácter experiencial

Por Jair Arody del Valle

Una forma para lograr comprender y aplicar los conceptos de hechos históricos como las presentados en la lección de esta semana, bienaventurado eres ¡Oh, Israel!, tiene que ver con la contextualización de los eventos, es decir, situarlos o vincularlos con cuestiones relevantes de tu vida real; por lo que pretendemos no solo averiguar qué sabes, si no a su vez qué sabes hacer con ese conocimiento. Cómo dice Ahumada Acevedo (2010) el papel participativo del aprendiz es uno de los aspectos más importantes y a su vez desafiantes, por lo tanto la demostración de que se ha logrado comprender y manejar un concepto, lo evidenciamos cuando somos capaces de explicarle a otros el significado de un suceso contextualizado según tu experiencia.

Existen diversas herramientas para la demostración del aprendizaje según estrategias de enseñanza experienciales, como son: a) explicación oral o disertaciones; b) explicación por escrito de los elementos involucrados en el concepto; c) planteamiento de problemas para transferir el concepto a situaciones diferentes; d) mapas semánticos o mentales; y e) mapas conceptuales.

Para propósitos de este artículo utilizaremos mapas conceptuales, dado que son unas de las herramientas más recomendadas para la construcción significativa de conocimientos. Un mapa conceptual se puede entender como la representación visual de los conceptos involucrados y la jerarquía existente entre ellos. Como indica Pichardo (1999), esta metodología consta de los siguientes pasos: 1) leer y comprender el texto; 2) localizar y subrayar las ideas o conceptos más importantes; 3) determinar la jerarquía entre las ideas encontradas; 4) establecer relaciones entre las ideas o conceptos.

Ejemplo:

Paso 1: Leer y comprender el texto (este paso puede omitirse asumiendo que se ha estudiado en la semana). Las historias involucradas son: la dedicación del santuario del desierto, Nadab y Abiú, Moisés y las aguas de Mara, la oración de Ana, la caída y apostasía del rey Saúl.

Paso 2: Localizar y subrayar (enumerar) las ideas o conceptos más importantes.

  1. En este momento se realiza como actividad una lluvia de ideas respecto de los conceptos más importantes (según cada alumno), vistos durante la lección de esta semana. Un ejemplo de estas ideas o conceptos para esta lección podrían ser: presencia de Dios, amor de Cristo, creación, redención, salvación, liderazgo, obediencia, Fe, proclamación, reuniones congregacionales, estilo de vida, humildad, etc.

    1. De cada uno de los conceptos identificados, solicitar una pequeña explicación.

    2. Valorar las diversas explicaciones de los conceptos involucrados y hacer un resumen del mismo según la clase.

    3. De los conceptos identificados, utilizar situaciones personales donde se ha aplicado o aplicaría el concepto.

Paso 3: Determinar la jerarquía entre las ideas encontradas. Tomando como idea central que la adoración puede ser vista como un proceso de comunicación, es decir, donde existe un emisor y un receptor. De las ideas enumeradas, determinar cuáles son del emisor (Cristo) y cuáles son del receptor (ser humano); posteriormente determinar la jerarquía entre ellas. Por ejemplo:

  • Emisor del mensaje. Los conceptos involucrados pueden ser: presencia de Dios, amor de Cristo, creación, redención, salvación, liderazgo, obediencia, Fe. Una posible jerarquización podría ser:

 

  • Receptor del mensaje. Los conceptos involucrados pueden ser: comprensión del mensaje de Cristo, proclamar, reuniones congregacionales, estilo de vida, humildad. Una posible jerarquización podría ser:


 

Paso 4: Establecer relaciones entre las ideas o conceptos. Las relaciones que podrían resultar son: a través de, por gracia, don, requiere, demanda, necesario, originan, es una respuesta, etc. Ver el diagrama propuesto al final de este artículo.

Conclusión

El uso de este método promueve: a) el desarrollo del pensamiento crítico y creativo, b) responsabilidad del alumno en su propio aprendizaje para fundamentar sus convicciones, c) adquisición de habilidades interpersonales, d) facilidad de comunicación y e) trabajo en equipo.


 

Referencias:

Ahumada Acevedo, Pedro. (2010). Hacia una evaluación auténtica del aprendizaje. México: Paidós Mexicana S.A.

 

Pichardo, P. Juan. (1999). Didáctica de los mapas conceptuales. México: Editorial Jertalhum.

23,792 Visitas

Acerca del Autor

Jair Arody del Valle

Jair Arody del Valle

Nacido en Monterrey, Nuevo León, Mexico. Esta casado con Olivia Michel quien es oriunda de Tijuana, Baja California, México. Ambos fueron misioneros en Costa Rica específicamente en la UNADECA. Disfrutan pasar tiempo juntos, les gusta compartir tiempo con sus estudiantes y jugar con ellos. Le gusta investigar temas relacionados con algoritmos genéticos, programación multinúcleo y tecnología educativa. Imparte clases de desarrollo de software.

Artículos de Jair Arody del Valle
comments powered by
Disqus

EL DEBATE

Martes 21/ago/2018

Lucas, por supuesto, no hace un informe de todas las actas de la reunión. Sería interesante saber, por ejemplo, los argumentos presentados por los judaizantes, así como las respuestas de Pablo y de Bernabé

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El anillo de sellar de Dios

“En aquel día, dice Jehová de los ejércitos, te tomaré, oh Zorobabel hijo de Salatiel, siervo mío, dice Jehová, y te pondré como anillo de sellar; porque yo te escogí, dice Jehová de los ejércitos” (Hageo 2:23). El mensaje final de Dios a Hageo fue dado el mismo día que el ...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

Conclusión

Durante su vida en la Tierra, Cristo intentó sacar a los judíos de su exclusividad. La conversión del centurión y de la mujer sirofenicia son ejemplos de su obra directa al margen del pueblo reconocido de Israel.

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

LA TIERRA DE ZABULÓN Y NEFTALÍ

Mateo 4:12 nos habla del encarcelamiento de Juan, lo que concluyó con su ministerio. En este momento, comienza “oficialmente” el ministerio de Jesús. El texto no dice por qué, cuando Jesús oyó acerca de Juan, se fue a Galilea; solo dice que se fue. (Ver también Mar. 1...

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...