Pablo y la Tradición

Por Jacob García

            Mirad que ninguno os engañe por filosofías y vanas sutilezas, según las tradiciones de los hombres, conforme a los elementos del mundo, y no según Cristo. (Colosenses 2:8)

¿Cómo se entendía y cómo se consideraba la tradición en los tiempos de Pablo y Tesalónica?

            Jesús había contrapuesto las tradiciones judías y la palabra de Dios (Mat. 15:6) y prohibió a sus discípulos que imitaran a los rabinos (Mat. 23:8-10), y aún así Pablo alaba a los corintios por mantener las tradiciones que les había entregado (1Co. 11:2) y exhorta a los tesalonicenses a que mantengas las tradiciones que se les había enseñado (2Ts. 2:15).  

En la primera lección de este trimestre estudiamos que el evangelio llegó a Tesalónica. ¿Cómo llegó el evangelio? Aunque en nuestro tiempo, por lo general, la palabra tradición posee un matiz negativo, en los tiempos del Nuevo Testamento no era así. La tradición representaba la memoria en la iglesia, de los dichos y las acciones de Jesús (Mateo 7: 24-27; Juan 3:18-21), y también incluía las enseñanzas orales y los escritos de los apóstoles. La tradición, como la entendieron los primeros cristianos, actuaba casi de la misma manera que las Escrituras.  

Para los de Tesalónica, la tradición incluía más que las Cartas de Pablo; comprendía todo lo que el había enseñado cuando estuvo con ellos. El interés de Pablo es que los de Tesalónica se aferren de las tradiciones que han aprendido por Carta y por la palabra hablada (2 Tesalonicenses 2:15)[1]

Así pues, Pablo incluye dos cosas en la tradición trasmitida oralmente desde los primeros apóstoles: las buenas nuevas de salvación en Cristo y un fragmento de tradición de la vida de Jesús que se abrió camino hasta los evangelios.

La tradición oral evangélica es completamente diferente a la tradición judía. Recibir la tradición evangélica no significa simplemente aceptar la veracidad de un relato de hechos históricos ciertos. Recibir la tradición significa recibir a Cristo (Col.2:6). En la voz de la tradición, se escucha la voz de Dios mismo; y por medio de esta voz, Él está presente y activo en la iglesia (1Tes. 2:13). Así pues, la tradición cristiana no es una simple instrucción transmitida, como la tradición oral judía, de un maestro a otro.

La tradición se origina en Jesús mismo (1Cor. 11:23); y en los testigos oculares (1Cor. 15:1) y habla a la iglesia por medio de ella. La tradición que Pablo recibió de los hombres procede de Jesús y es también la palabra del Señor exaltado a Pablo. Lo que se recibe como tradición, también es el evangelio (Ef. 1:13; Col. 1:5).

Finalmente, entre las funciones apostólicas primarias están no sólo la propagación de la tradición, sino también su preservación de la corrupción con tradiciones humanas (Col. 2:8), y de la distorsión de falsos apóstoles que predican un Jesús diferente al de la tradición apostólica (2Cor. 11:3-5). La tradición no se puede cambiar pero se puede ampliar. Por parte, Pablo rechazo  cualquier mensaje que difiera de la tradición aceptada, aunque lo propague un apóstol (Gá. 1.8-9).   

 

 

           

 

 



[1]
Jon Paulien, Cartas a los Tesalonicenses. México: Gema Editores, 2011. Pág. 300

987 Visitas

Acerca del Autor

Jacob García

Jacob García

Artículos de Jacob García
comments powered by
Disqus

PABLO: ANTECEDENTES Y LLAMADO

Sábado 05/sep/2015

UNA FIGURA CENTRAL del Nuevo Testamento es Pablo; antes, Saulo de Tarso. Pablo fue para la iglesia cristiana lo que Moisés fue para Israel. Moisés sacó al pueblo de Dios de entre los gentiles para que pudieran hacer la voluntad de Dios. Pablo llevó la Palabra de Dios a los gentiles para que también ellos hicieran la voluntad de Dios. Leer más...

Pablo y el antiguo testamento

Por Angel Guzman

or muchos años las investigaciones y estudios de los escritos paulinos se concentró en descubrir cuál era el centro de su teología lo cual dependía radicalmente de la base, raíz u origen de la misma. Ahora se entiende que el fundamento principal de las aplicaciones teológicas de Pablo no son la filosofía griega ni las religiones de misterio que eran tan comunes en su época, si no el Antiguo Testamento. Aunque es innegable que el Apóstol se desarrolló en un sincretismo socio-cultural donde tuvo contacto con un sin número de destellos académicos y filosóficos no es menos cierto que tal como él se describe en Fil 3:4-6 Pertenecía a la rama judía que estaba altamente preocupada por mantener vivo el mensaje del Antiguo Testamento. Leer más...