Una relación con valor

Por Dina Rocío Carpintero

Sección I. Construyendo relaciones

Elabore un listado de escenarios en los cuales es posible interactuar con las personas. Considere todas las posibilidades.

“Todos los que profesan ser hijos de Dios deben recordar que, como misioneros, tendrán que tratar con toda clase de personas: refinadas y toscas, humildes y soberbias, religiosas y escépticas, educadas e ignorantes, ricas y pobres. No es posible tratar a todas estas mentalidades del mismo modo; y no obstante, todas necesitan bondad y simpatía. Mediante el trato mutuo, nuestro intelecto debe recibir pulimento y refinamiento. Dependemos unos de otros, unidos como estamos por los vínculos de la fraternidad humana”. (Ministerio de curación, pág. 396).

 

Sección II. Manteniendo relaciones

Para cada uno de los escenarios ubicados, determine las formas de interacción que consideraría más apropiada y por qué lo considera así.

“Por medio de las relaciones sociales el cristianismo se revela al mundo. Todo hombre y mujer que ha recibido la divina iluminación debe arrojar luz sobre el tenebroso sendero de aquellos que no conocen el mejor camino. La influencia social, santificada por el Espíritu de Cristo, debe servir para llevar almas al Salvador. Cristo no debe permanecer oculto en el corazón como tesoro codiciado, sagrado y dulce, para que de Él sólo goce su dueño. Cristo debe ser en nosotros una fuente de agua que brote para vida eterna y refrigere a todos los que se relacionen con nosotros”. (Ministerio de curación, pág. 396).

 

Sección III. Conservando relaciones:

Los obstáculos que aparecen en todo momento son oportunidades para reflejar el amor de Dios. Siguiendo con el listado original reflexione sobre qué problemas podría encontrar al interactuar en los escenarios determinados.

“Cristo no rehusó alternar con otros en trato amistoso. Cuando era invitado a un banquete por un fariseo o un publicano, aceptaba la invitación. En tales ocasiones cada palabra que pronunciaba tenía sabor de vida para sus oyentes; porque hacía de la hora de la comida una ocasión para impartir muchas lecciones preciosas adaptadas a sus necesidades. De este modo Cristo enseñó a sus discípulos cómo debían conducirse cuando se hallasen en compañía tanto de los que no eran religiosos como de los que lo eran. Por su ejemplo, les enseñó que al asistir a alguna reunión pública, su conversación no tenía por qué ser como la que se solía consentir en tales casos”. (Joyas de los testimonios, T. 2 p. 439)

 

Sección IV. Creciendo juntos:

Durante esta semana trate de recordar y elabore una lista de todas las personas a quienes, en algún momento, ha prometido orar por ellas.

Tome tiempo para orar por cada una y trate, hasta donde sea posible, de contactarlas para darles un mensaje de ánimo.

 

Conclusión.

Estudiar sobre relaciones humanas nos da la oportunidad de aprender sobre “nosotros” y cómo, a través de la interacción, se pueden lograr objetivos específicos y definidos. Que el estudio de esta semana sea de gran beneficio para su vida espiritual. Vaya preparado para compartir con el resto de su grupo pequeño las lecciones aprendidas.

717 Visitas

Acerca del Autor

Dina Rocío Carpintero

Dina Rocío Carpintero

Le gusta involucrarse en los clubes del ministerio juvenil. En el aspecto de la enseñanza le interesa la integración de la fe y el desarrollo de la consejería juvenil.

Artículos de Dina Rocío Carpintero
comments powered by
Disqus

ESTER EN PERSIA

Domingo 02/ago/2015

El banquete de toda una semana que dio el rey Asuero a sus nobles y oficiales parece extravagante, aun para alguien que esté en el pináculo del poder, y fue mucho más allá de todo lo que la mayoría de los cristianos encontrarían aceptable. Leer más...

Todos tienen su lugar y son necesarios

Por Dina Rocío Carpintero

En cierta ocasión leí una reflexión que me parece ilustra la idea de que todos participan en cumplir la misión de Cristo. En una carpintería, las herramientas discutían sobre sus diferencias. El martillo presidía la reunión pero fue removido porque hacía mucho ruido y siempre golpeaba. Él aceptó su situación pero acusó que el tornillo daba muchas vueltas para poder servir. Éste aceptó su condición, pero declaró en contra de la lija estableciendo que era muy áspera en su trato y tenía fricciones con todos. La lija estuvo de acuerdo pero pidió la expulsión del metro, que medía a todos como si él fuera perfecto. Leer más...

Un ejemplo de testificación y evangelismo en equipo

Por Teodoro Yayé Bull

Si pudiéramos elegir al evangelista más apasionado de la historia del cristianismo, sin duda mencionaríamos al Apóstol Pablo. Mucho se ha escrito de su vida y de su influencia. Para Díaz (1997) Pablo es conocido como una de las figuras más grandiosas, geniales y viriles del cristianismo. Según Swindoll y Álvarez (2003) Pablo fue una persona extraordinaria. Por otro lado, Colomina (2011) hace alusión a la labor misionera de Pablo, considerándole como una columna maestra de la Iglesia Cristiana. Leer más...

El sentir de Cristo Jesús

Por Miguel Patiño

Al concluir mis estudios de teología, salí con la firme determinación de compartir el amor de Jesús con el conocimiento y las estrategias aprendidas en el seminario por mis profesores, el entusiasmo juvenil me sobrecogía y con arrojo emprendí la firme determinación de hablar del amor de Dios a quien tuviera oportunidad. Leer más...