¿Cómo estimular la participación de los alumnos?

Por Abraham Murillo Menéndez

Conseguir la participación de los alumnos es un  desafío constante para el maestro que conduce el repaso de la lección. A continuación proponemos utilizar la dinámica de grupo conocida como torbellino de ideas; analogía que intenta describir cómo se generan las ideas en la mente. Allí, se dan como  torbellino. (1)

Beneficios

El torbellino o lluvia de ideas es una de las técnicas educativas o dinámicas de grupo cuyos objetivos generales son: a) educar para la convivencia y participación activa de todos los miembros de la clase, b) enseñar a los alumnos a pensar activamente y a comprender lo que se escucha  y  c) desarrollar el sentido de cooperación e  intercambio de información. (2)

Además, tiene los beneficios  particulares de definir un concepto basándose en  la recolección de información y compresión del grupo, así como el conseguir el mayor número posible de respuestas al tema planteado.

Descripción

La técnica del torbellino o lluvia de ideas consiste en que los miembros de un grupo hablen con toda libertad, generen conclusiones y establezcan relaciones en el conocimiento estudiado.  Se indica que nadie exprese ninguna crítica como para debatir las opiniones de los demás alumnos. (2)

Proceso y aplicación

Primera opción 

1.     Tras la determinación de un tema, en este caso el de la lección de la  semana, el maestro pide a los alumnos las ideas y el conocimiento bíblico que le vienen a la mente. Puede pedir palabras relacionadas, o bien,  respuestas a una pregunta. 

2.     Después de unos minutos, cada alumno tiene que compartir su(s) respuesta(s).

3.     El maestro  pide que cada alumno diga un término o palabra relacionada con el  tema en cuestión y que no  repitan palabras. Un secretario escribe lo que cada alumno dice (también puede optar por escribir en una hoja de papel la palabra o pregunta clave y luego pasarla a los alumnos para que cada uno escriba su sugerencia), todos deben participar.

Ejemplo

El pacto de Dios. Se escribe la palabra “Pacto”  rodeado de un círculo, y se abre espacio para que todos digan palabras relacionadas. Los alumnos pueden decir  “ convenio”,  “confianza”, “eterno”, “condiciones,” “voluntario” ”promesas”, “Jesucristo”, “Israel” .

4.     A continuación el maestro, a partir de la palabra o pregunta básica, hace una “ilación” (enlace o conexión razonable y ordenado de las partes de un discurso) de lo que los alumnos dijeron o escribieron y produce  una declaración conceptual basada en las opiniones del grupo. Como por ejemplo:“El pacto eterno de Dios es un convenio voluntario de promesas de Dios por darle a Israel la salvación mediante Jesucristo…”.  Esta es una forma de aplicación en la que el maestro “sintetiza” el tema.

Segunda opción

1.     Esta segunda opción se inicia igual que la primera. Los alumnos dan su opinión respecto al tema ¿Qué es el pacto de Dios?,  ¿Con qué relacionas el pacto de Dios? El  maestro o un secretario escribe las palabras dadas por los alumnos “el pacto”, “relación”, “promesas”, “Dios” “personas”, “Israel ”, acuerdo” “Jesucristo” “antiguo”, “nuevo”.

 

2.     El maestro divide a la clase en subgrupos de 2 o 3 y les entrega la lista de palabras u opiniones dadas. Luego les pide que las analicen y que elaboren su propia declaración, haciendo una “ilación” con todas las palabras (enlace razonable y ordenado de las partes  o deducción lógica), en este caso, de lo que significa el pacto de Dios.

Tercera opción

Esta dinámica de grupo “torbellino de ideas”, también puede utilizarse para concluir el repaso de la lección. Puede usarse permitiendo que cada alumno exprese sus propias conclusiones del tema de la lección de ese sábado.

Se puede inducir con las siguientes preguntas: ¿con qué te “quedas” luego de estudiar esta lección?, ¿con qué te vas “a casa” este sábado? ¿Qué es lo nuevo que aprendiste?  ¿Cómo lo aplicas a tu vida cristiana?

Se da la oportunidad para que cada alumno exprese su conclusión; luego el maestro interrelaciona y resume las conclusiones dadas.

“Sin consulta, los planes fracasan; pero con los muchos consejeros, prosperan.” Prov. 15:22

 

Referencias

(1)   Villa S. Aurelio (2004). Herramientas para el desarrollo de la calidad. España. Ediciones Mensajero S.A.

(2)   Andueza, María (2007). Dinámica de grupos en educación. México, D.F. Editorial Trillas pág. 100-104.

2,395 Visitas

Acerca del Autor

Abraham Murillo Menéndez

Abraham Murillo Menéndez

Casado con Greisy de Gracia, y padre de tres hijos: Abraham E. Murillo de Gracia (contador público), Anayansi Murillo (contador Publico) y Aldo Ricardo (diseñador grafico). Sus intereses están enfocados en los sistemas de evaluación, el crecimiento de la Iglesia, la música, la horticultura. Le gusta el estudio de las profecías, jugar fútbol, la lectura, el estudio de biografías de grandes personajes y los postres.

Artículos de Abraham Murillo Menéndez
comments powered by
Disqus

Método de las Perspectivas

Por Therlow Harper González

Es evidente la importancia central que tiene el estudio de la Biblia y la práctica de sus enseñanzas. En esta ocasión no propondré preguntas de repaso de la lección, sino un método de estudio que lleva por nombre "Método de Perspectivas" creado por el Dr. Therlow A. Harper González. Si se practica como se indica, llevará a experiencias semejantes a las vividas por los caminantes de Emaús. En mi experiencia personal, más de una vez he sentido que "arde mi corazón" mientras aprendo cosas nuevas con este método de estudio bíblico. Espero que estas ideas den una nueva frescura al estudio de la Biblia. Para los que nunca han usado este método, sugiero que comiencen con historias como la de [1] Naamán cuando fue curado de su lepra (2 Reyes 5), o [2] Los hebreos echados en el horno de fuego (Daniel 3) o [3] Daniel en el foso de los leones (Daniel 6). Leer más...

¿Ya descubriste tu don?

Por Teodoro Yayé Bull

Seremos misioneros o no seremos nada (Esbenshade y Bainton, 1939), ¿alguna vez has escuchado esta frase? Quiero decirte que esta frase caracterizaba a los valdenses quienes fueron conocidos principalmente por su celo misionero. La idea principal que se da a conocer en este lema valdense es que todo miembro de la iglesia es llamado a ser misionero. Leer más...

Historia y Adoración

Por Abner F. Hernandez

Cuando William Carey partió como misionero a la India lo hizo casi como un polizonte en un barco, sin dinero o propiedades, sin apoyo de su iglesia, únicamente acompañado de su familia y una gran visión combinada con pasión por compartir a Jesús. Pocos meses después de arribar a su destino, la muerte le arrebató a uno de sus pequeños hijos y a su esposa pero la tragedia no apagó su compromiso. Su historia se ha convertido en un estímulo para el servicio misionero desde entonces. La historia sagrada, de aquellos que nos precedieron en la fe, ofrece especial inspiración que estimula la vida espiritual y la esperanza en el cristiano (vea Romanos 15:4). No es extraño, entonces, que el salmista relacione la adoración con la historia (Salmo 78: 1 – 8) dándole a esta última un lugar especial en el culto. ¿Cómo puede ser la historia una parte efectiva en la adoración? Me gustaría sugerir dos maneras basadas en el texto bíblico. Leer más...