Creación comienza y termina con C (¡de Cristo!)

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Estamos acostumbrados a que todo en esta vida tiene un comienzo y un final.  Y ¿quién antes del principio y después del final?

Lee esta combinación de textos de Génesis y de Juan para descubrir quién estaba antes:

"En el principio era el Verbo (Jesús) y el Verbo (Jesús) era con Dios, y el Verbo (Jesús) era Dios. Este era en el principio con Dios" (Juan 1: 1, 2). "En el principio hizo Dios (Jesús) los cielos y la tierra" (Génesis 1: 1). "Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho" (Juan 1:3).

Es probable que hayas analizado la creación desde el punto de vista bíblico, pero no te hayas percatado en profundidad de la importancia de Cristo como protagonista. Lee estos párrafos escritos por Elena de White en el libro Historia de la Redención y permite que tu imaginación se posesione de las escenas y genere en ti un sentimiento de gratitud hacia Jesús.

"El Padre y el Hijo emprendieron la grandiosa y admirable obra que habían proyectado: la creación del mundo. La tierra que salió de las manos del Creador era sumamente hermosa. Había montañas, colinas y llanuras, y entre medio había ríos, lagos y lagunas. La tierra no era una vasta llanura; la monotonía del paisaje estaba interrumpida por colinas y montañas, no altas y abruptas como las de ahora, sino de formas hermosas y regulares"  (p. 20).

"Después de crear la tierra y los animales que la habitaban, el Padre y el Hijo llevaron adelante su propósito, ya concebido antes de la caída de Satanás, de crear al hombre a su propia imagen. Habían actuado juntos en ocasión de la creación de la tierra y de todos los seres vivientes que había en ella….Cuando Adán salió de las manos de su Creador era de noble talla y hermosamente simétrico. Era bien proporcionado y su estatura era un poco más del doble de la de los hombres que hoy habitan la tierra. Sus facciones eran perfectas y hermosas. Su tez no era blanca ni pálida, sino sonrosada, y resplandecía con el exquisito matiz de la salud. Eva no era tan alta como Adán. Su cabeza se alzaba algo más arriba de los hombros de él. También era de noble aspecto, perfecta en simetría y muy hermosa"  (p. 20).

"La grata tarea de Adán y Eva consistía en formar hermosas glorietas con los sarmientos de la vid y hacerse moradas con los bellos y vivientes árboles y el follaje de la naturaleza, cargados de fragantes frutos" (p. 20).

"Cuando Satanás se convenció plenamente de que no había posibilidad alguna de recuperar el favor de Dios, manifestó su maldad con odio acrecentado y ardiente vehemencia… Procuraría destruir la felicidad de Adán y Eva. Trataría de incitarlos a la rebelión, con plena conciencia de que eso produciría tristeza en el cielo" (p. 27).

"Dios reunió a la hueste angélica para tomar medidas con el fin de evitar el mal que amenazaba. Se decidió en el consejo del cielo enviar ángeles para advertir a Adán que estaba en peligro por la presencia del enemigo. Dos ángeles se apresuraron a visitar a nuestros primeros padres" (p. 29). "Adán y Eva aseguraron a los ángeles que nunca desobedecerían los expresos mandamientos de Dios, pues su mayor placer consistía en hacer su voluntad… Satanás escuchaba la melodía de gozosa adoración al Padre y al Hijo. Y al escuchar aumentaba su envidia, odio y maldad" (p. 32)

La tentación y la caída de Adán y Eva fueron miserables y de consecuencias terribles… "El cielo se llenó de pesar cuando todos se dieron cuenta de que el hombre estaba perdido y que el mundo creado por Dios se llenaría de mortales condenados a la miseria, la enfermedad y la muerte, y que no había vía de escape para el ofensor." Elena de White pudo ver ese momento de tristeza y de concilio en el cielo, donde Jesús interviene. "Contemplé al amante Jesús y percibí una expresión de simpatía y pesar en su rostro. Pronto lo vi aproximarse al extraordinario y brillante resplandor que rodea al Altísimo… La ansiedad de los ángeles parecía ser muy intensa mientras Jesús estaba en comunión con Dios. Tres veces lo encerró el glorioso resplandor que rodea al padre, y cuando salió la tercera vez, se lo pudo ver. Su rostro estaba clamado, libre de perplejidad y duda, y resplandecía con una bondad y una amabilidad que las palabras no pueden expresar" (p. 43).

"Les dijo que había suplicado a su Padre, y que había ofrecido su vida en rescate, para que la sentencia de muerte recayera sobre él, para que por su intermedio el hombre pudiera encontrar perdón; para que por méritos de su sangre, y como resultado de su obediencia a la ley de Dios, el hombre pudiera gozar del favor del Señor, volver al hermoso jardín y comer del fruto del árbol de la vida" (p. 43). "En primera instancia los ángeles no se pudieron regocijar…" (p. 44). "Los ángeles se postraron delante de él. Ofrecieron sus vidas. Jesús les dijo que mediante la suya salvaría a muchos, y que la de un ángel no podía pagar la deuda. Sólo su vida podía ser aceptada por su Padre como rescate en favor del hombre" (p. 44)

Durante este trimestre estudiaremos los orígenes. ¿Por dónde comenzamos? Comencemos por agradecer a Jesús, nuestro Creador, Sustentador, Redentor.

6,187 Visitas

Acerca del Autor

Raquel Bouvet de Korniejczuk

Raquel Bouvet de Korniejczuk

Casada con Victor, doctor en educación, es docente en el posgrado de la Universidad de Montemorelos. Tres hijos adultos profesionales. Tiene gusto por la lectura, viajes y hacer caminatas. Interés en investigación: integración de la fe y desarrollo de un modelo educativo adventista para instituciones de educación superior.

Artículos de Raquel Bouvet de Korniejczuk
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

CREACIÓN DEL CIELO

Martes 08/ene/2013

“Luego dijo Dios: Haya expansión en medio de las aguas, y separe las aguas de las aguas. E hizo Dios la expansión, y separó las aguas que estaban debajo de la expansión, de las aguas que estaban sobre la expansión. Y fue así. Y llamó Dios a la expansión Cielos. Y fue la tar...

Leer más...

El origen de Dios

Por Armando Juárez

Una niña le pregunta a su papá: “Papi, ¿quién creó todas las cosas?. El padre le responde: “Dios creó todas las cosas, hijita”. La niña le vuelve a preguntar: “¿Y quién creó a Dios?”.

Leer más...

Creación comienza y termina con C (¡de Cristo!)

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Estamos acostumbrados a que todo en esta vida tiene un comienzo y un final. Y ¿quién antes del principio y después del final? Lee esta combinación de textos de Génesis y de Juan para descubrir quién estaba antes: “En el principio era el Verbo (Jesús) y el Verbo (Jesús) era ...

Leer más...

Tu identidad en 56 versículos

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Seguramente te has preguntado más de una vez quién eres, de dónde vienes y a dónde irás cuando mueras. Ya te habrás dado cuenta de que no todo en este mundo funciona bien y habrás averiguado por qué las personas son malas, por qué la naturaleza está dañada y qué se podría h...

Leer más...

La Creación regalo de Dios

Por Ciprian Mohorea

La Creación representa el primer regalo que Dios lo diseño para los seres humanos. En su amor el previo un entorno perfecto que los primeros seres humanos Adán y Eva, y después de ellos todos sus descendientes lo podrían llamar casa. Dios no diseño la tierra para que sea un...

Leer más...

PADRES SOLOS

Un fenómeno que enfrenta el mundo es el de las familias monoparentales, que muchas veces, aunque no siempre, están compuestas por una madre sola.

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

VIVIR EL AMOR QUE PROMETIMOS

En última instancia, la cohesión y la unidad de la familia dependen del compromiso de sus miembros, comenzando por el pacto de los cónyuges de preocuparse por el otro

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

CEÑIDOS CON LA VERDAD, LA CORAZA DE JUSTICIA

Pablo pudo haberse referido a un delantal de cuero que ofrecía alguna protección al abdomen pero permitía libre el movimiento para la acción. En este sentido, el ceñidor, o delantal, era una pieza básica de la armadura.

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...