Solamente en primera persona

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Imagina que te ha sucedido algo maravilloso…

·         Te anotaste en un concurso de tu especialidad y tras una competencia reñida los jueces te han otorgado el primer lugar…

O tal vez…

·         Has recibido la invitación para participar como representante de los jóvenes adventistas en un foro especial que organiza el presidente de tu país. Durante el foro el presidente se ha interesado en obra que hacen los jóvenes adventistas y te ha pedido que tú seas su asesor para el desarrollo juvenil…

 

¿Te imaginas regresando a tu casa, luego de haber ganado el concurso o haber estado con el presidente? Seguramente le contarás a tu familia y a tus amigos con lujo de detalles todo lo que pasó. Y al contar la experiencia tus ojos brillarán de emoción, tus palabras sonarán frescas, cargadas de sentimiento, y tu corazón volverá a latir agitado como si estuvieras viviendo la experiencia nuevamente. Es más, es posible que uno de tus primos le cuente a sus amigos lo que te sucedió, y alguna vez, al cruzarlos en la calle o en el centro comercial te digan:

 

--¡Felicitaciones por haber ganado el concurso (o ser el nuevo asesor presidencial)!

--¡Cuéntanos cómo fue eso!

 

Y tú, relatas la experiencia punto por punto. Y vuelve la emoción a tus palabras, a tus ojos. Revives el episodio. Y no te importa volverlo a contar por centésima vez.

Si tu esposa, tu madre, tu novia o tu hermano cuentan lo que tú viviste no es lo mismo. Cuando descubres que otros relatan tu experiencia, los interrumpes y narras tú mismo tu relato en primera persona. La audiencia prefiere escucharte a ti, que escuchar una historia de segunda mano.

 

Si puedes contar una experiencia cargada de emoción sobre un evento que es apenas extraordinario, ¡cuánto más cuando se trata de tu encuentro y tu relación con Jesús, tu Creador, Sustentador y Salvador! De eso se trata el tema de la lección de este trimestre. De contar lo que Dios ha hecho y hace por ti.

 

¿Has pensado qué dirías a amigos o a extraños de tus encuentros con Jesús? ¿Has contado alguna vez tu experiencia?

 

Es posible que pienses que no tienes una historia cautivante. Si te ha pasado como a mí que he nacido en un hogar adventista, he crecido en la iglesia, me he bautizado en la adolescencia, y nunca he abandonado la iglesia, parece que mi historia es aburrida y no le interesa a nadie. Si eso es todo, realmente no tengo nada para contar porque no tengo una relación real con Jesús, aunque vaya a la iglesia, estudie la Biblia y ore todos los días. Es que mi relación es tan superficial y sin sentido que no significa nada para mí. Mi relato resultará tan aburrido que ni yo misma querré escucharlo.

 

Hace unas semanas viajaba en avión, y a mi lado estaba sentado un empresario que tenía un hijo que vivía a unos pocos kilómetros de la Universidad de Montemorelos, donde trabajo. Al iniciar la conversación, me dejó bien en claro que no le interesaba hablar de ningún tema relacionado con Dios. Sin embargo, curioso, me preguntó por qué los estudiantes estaban muy bien vestidos los sábados. Me dijo que los veía cuando pasaba cerca de la Iglesia Universitaria. Yo le respondí que lamentaba mucho no poder darle una explicación porque él no quería que le hable de Dios, y si intentaba responderle, forzosamente tendría que hablarle de Él. La curiosidad fue más fuerte que los prejuicios, y me pidió que le cuente qué creía.

Tuve la oportunidad de compartir qué significa Dios para mí en la vida cotidiana. Qué significa estar en conexión con Él cada mañana al comenzar el día leyendo la Biblia y orando. Cuánta paz me provee darle a Dios el control de mi vida, ya que es mucho más seguro que el control esté en sus manos. Cómo Cristo me perdona mis pecados y me da paz. Como el amor y el perdón divino son tan extensos y contagiosos que me permiten tener mejores relaciones con mi familia, en mi trabajo y con los demás, y cómo incluso me permite perdonarme a mí misma. Cómo conocer mejor a Dios cada día me permite entender los conflictos y las cosas malas que suceden alrededor y que incluso me golpean a mí y a mis seres queridos y cómo vivo cada momento con la esperanza real de reencontrarme con Cristo en un mundo nuevo y en una vida sin final.

Al narrar a un extraño lo que Cristo significa para mí, no podía menos que expresar mis creencias profundas, vivenciales y llenas de emoción. Y mi relato despertaba más curiosidad. El viaje se hizo corto. Intercambiamos direcciones electrónicas, y al día siguiente me escribió prometiéndome una visita para saber más de Dios.

Esto es testificar. Es contar simplemente lo que Dios hace por mí, en palabras sencillas, reales.

Te sugiero que durante esta semana revises tu relación con Dios. ¿Estás en condiciones de contar una historia emocionante que trasmita paz y esperanza? ¿Necesitas refrescar tu relación con Jesús porque, aunque aparentemente está cerca, se ha convertido en casi un extraño?

Reflexiona. Revitaliza tu vida devocional. Experimenta darte a Cristo el poder de decisión en tu vida. ¡Cuenta lo que está haciendo contigo y por medio de ti! Puede ser que este sábado tengas la oportunidad de compartir alguna experiencia en tu grupo pequeño, o que alguien te haga una pregunta que te permita compartir a Jesús.

2,872 Visitas

Acerca del Autor

Raquel Bouvet de Korniejczuk

Raquel Bouvet de Korniejczuk

Casada con Victor, doctor en educación, es docente en el posgrado de la Universidad de Montemorelos. Tres hijos adultos profesionales. Tiene gusto por la lectura, viajes y hacer caminatas. Interés en investigación: integración de la fe y desarrollo de un modelo educativo adventista para instituciones de educación superior.

Artículos de Raquel Bouvet de Korniejczuk
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

LA EVIDENCIA BÍBLICA

Martes 03/abr/2012

Los primeros creyentes tuvieron que afrontar obstáculos al comenzar a difundir las buenas noticias acerca de Jesús. Tal vez no fue menor el hecho de que la mayoría no había sido educada en las escuelas religiosas de la época y, por lo tanto, tendrían muy poca credibilidad a...

Leer más...

La misión restauradora de la Iglesia

Por Armando Juárez

Es curioso que en todos los niveles organizacionales de la iglesia cuando se habla de la misión que a esta se la ha encomendado, se hace mucho énfasis en la predicación del evangelio como si fuera la única dimensión que existe. El propósito de este artículo no es rebajar ni...

Leer más...

La propaganda no es suficiente

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

¿Será suficiente que todo el mundo conozca de Cristo para que Él vuelva a buscarnos? Si fuera así, podríamos diseñar una campaña mundial de propaganda para presentar a Cristo como el Salvador. Podríamos escribir un mensaje breve que llegue a todas las culturas, las lenguas.

Leer más...

¡Ups! ¿Qué significa la palabra “evangelizar” realmente en la Biblia?

Por Reimar Vetne

Tengo una sorpresa para ustedes hoy: probablemente han sido un poco mal informados en cuanto a lo que significaba la palabra “evangelio” en la Biblia. Las palabras a veces cambian su significado con el tiempo. Ahora piensa en 2000 años.La probabilidad es que palabras usadas...

Leer más...

Solamente en primera persona

Por Raquel Bouvet de Korniejczuk

Imagina que te ha sucedido algo maravilloso… • Te anotaste en un concurso de tu especialidad y tras una competencia reñida los jueces te han otorgado el primer lugar… O tal vez… • Has recibido la invitación para participar como representante de los jóvenes adventistas en un...

Leer más...

Tiempo para amar

Por José A. Castañeda

Todo tiene su tiempo dice el libro de Eclesiastés, tiempo para nacer, sanar, construir, reír, saltar de gusto, abrazarse, para hablar, para la paz y tiempo para amar (Ecles. 3:1-8) Pensando en el tiempo que nos toca vivir, creemos que vivimos en el fin del tiempo, dice Jesú...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

LA REVELACIÓN DIVINA DE LA BIBLIA

La Biblia no es como cualquier otro libro. Según el apóstol Pedro, los profetas fueron inspirados por el Espíritu Santo de manera que el contenido de su mensaje vino de Dios. No lo inventaron ellos

Leer más...

LA BIBLIA COMO HISTORIA

La Biblia es única en comparación con otros libros “santos” porque está constituida en la historia. Esto significa que la Biblia no es simplemente el pensamiento filosófico de un ser humano

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

EL PODER TRANSFORMADOR DE LA PALABRA

En 621 a.C., cuando Josías tenía aproximadamente 25 años, Hilcías, el sumo sacerdote, descubrió “el libro de la ley”, que pudieron haber sido los primeros cinco libros de Moisés o, específicamente, el libro de Deuteronomio

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

¿Qué significa adorar a Dios en espíritu y en verdad?

Por Omar Velázquez

En primer lugar, quiero reconocer tu sinceridad en tu pregunta. Porque, es cierto, la lección presenta demasiado material teológico sobre la divinidad de Cristo para fundamentar nuestra adoración a Él. Al meditar en tu pregunta, creo que esa no es tu preocupación, sino el s...

Leer más...

LOS ATRIBUTOS DIVINOS DEL ESPÍRITU SANTO

En su examen de la sabiduría de Dios, Pablo argumenta que es el Espíritu Santo el que nos da a conocer esta sabiduría. Los “iguales se conocen” es el razonamiento que Pablo utiliza aquí en su argumento. Solamente uno que es igual a Dios puede saber las cosas profundas de Dios

Leer más...

LA VARA DE ALMENDRO

El profeta es un testigo de Dios; su tarea es hablar, no de sí mismo sino solo de Dios. Jeremías no fue llamado a encontrar soluciones a los problemas de la nación, o a llegar a ser una gran personalidad o un líder carismático a quien el pueblo seguiría.

Leer más...

EL PRÍNCIPE DE ESTE MUNDO

Cuando Dios instaló a Adán y a Eva en el Jardín del Edén, les confió la administración del Edén (Gén. 2:8, 15), y el cuidado de todas las criaturas en las aguas, los cielos y sobre la tierra (Gén. 1:26, 28). Cuando Adán nombró a todos los animales, demostró su m...

Leer más...