Vestidos de Cristo

Por Jorge Trisca

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia (Col 3:12).

Hemos llegado al final de estas lecciones que trataban de vestidos y de ser revestidos, pero hay un vestido, digamos "especial", que quisiera que volvamos a analizar. Me refiero al "manto de justicia" de Cristo y de cómo la idea que tengamos al respecto condiciona nuestro enfoque de la vida cristiana.

Dick Winn es un autor que admiro mucho por su habilidad para escribir acerca de las cosas religiosas, pero fundamentalmente por su clara percepción de algunos aspectos controversiales que se dan casi habitualmente dentro de la Iglesia. Winn comenta con respecto a este asunto: "Había oído que Jesús presenta el mérito de su propia vida perfecta ante el Padre, y que el Padre entonces accede a ver al pecador de manera diferente por causa del mérito sustitutivo del Hijo. En resumen, oí que Jesús cambia la mente y el corazón del Padre hacia nosotros, lo cual es necesario a fin de que seamos salvos" (Winn, 1987, p. 236). Tengo la sospecha que esta declaración anterior sigue teniendo mucha fuerza en nuestros días y por lo tanto conviene aclarar algunos aspectos al respecto. En principio, en el fondo de este pensamiento subyace la idea que de alguna manera Cristo es nuestro intercesor ante el Padre y somos amados por causa de su sacrificio. Esto tiene algunas consecuencias nefastas en la percepción básica de quién es Dios. Convengamos que la percepción que tengamos de Dios es lo que finalmente ha de determinar nuestra salvación (Lucas 19:20-22). Por lo tanto, el reafirmar constantemente la idea de la necesidad de un intercesor genera involuntariamente el concepto de que Dios es un Dios lejano y que solamente nos considera aceptos por el sacrificio de Cristo. En otras palabras, Dios cambia su forma de vernos, porque nos hemos calzado la vestimenta adecuada. En algunas predicaciones he escuchado expresiones similares a que el manto de la justicia de Cristo nos cubre de nuestros pecados y Dios no ve nuestra indignidad sino la justicia de Cristo. Si bien esto es aceptable en una primera aproximación al problema del pecado, es evidente que la idea de Dios es otra, de acuerdo a lo que dice Jesús, que dicho sea de paso es quien mejor conoce al Padre.

Veamos, en el Evangelio de Juan (3:16) se nos asegura que Dios amó al mundo de forma entrañable, pero además, más adelante (Juan 16:26-27) nos asegura que no va a ser necesario que Él ruegue al Padre por nosotros, ¡porque el Padre mismo nos ama! Por lo tanto no necesitamos presentarnos ante Dios como esclavos escondidos detrás de las faldas de nuestro amo, sino que podemos acceder con la frente en alto. ¿Por qué? Porque la idea de Dios es que si alguno está en Cristo, nueva criatura es. Es decir, lo que Dios quiere es transformarnos de tal forma que no necesitemos usar ropa prestada, salvo al principio cuando todavía Jesús no está enseñando a vestir de acuerdo a su ideal. Colosenses 3:12 señala que nos vistamos como escogidos de Dios, esto significa que a Dios le place que vistamos sus "modelos" antes que un manto de justicia nos cubra. Pareciera que le interesa que su pueblo pueda estar "lleno de frutos de justicia que son por medio de Jesucristo, para gloria y alabanza de Dios" (Filipenses 1:11). Lo interesante es que esos "atributos" del vestido o frutos de justicia están en estrecha relación con los frutos del Espíritu, como dice la Escritura: "Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe" (Gálatas 5:22).

Nuestra vestimenta es como santos y ¡amados!, y se fundamenta en un cambio mental, cuando dejemos de ver a Dios como alguien exigente y que espera solamente ropas limpias por nuestro esfuerzo, y por el contrario lo empecemos como un ser amante, entonces inmediatamente cambiaremos nuestras vestimentas sucias y corrompidas por las que Él quiere. Y cuáles son estas vestimentas?: "Y sobre todas estas cosas vestíos de amor, que es el vínculo perfecto" (Colosenses 3:14). Que Dios te bendiga.

2,547 Visitas

Acerca del Autor

Jorge Trisca

Jorge Trisca

Está casado y tiene dos hijos, Gabriel y Carolina. Algunos de sus intereses son la temática teológica-filosófica aplicada y le gusta trabajar con los jóvenes y adultos.

Artículos de Jorge Trisca
comments powered by
Disqus
Lección de Hoy

Herederos conforme a la promesa

Domingo 19/jun/2011

Una de las grandes luchas de la iglesia cristiana desde los primeros días, una lucha que estaba en el corazón de la Reforma Protestante (y una que de diversas maneras continúa hoy, aun en nuestra iglesia), trata con la cuestión del evangelio, de la salvación, de cómo somos ...

Leer más...

EL HOMBRE VIEJO Y EL NUEVO, ¿QUIÉN VIVE EN QUIÉN?

Por Juan José Andrade

Te presento el siguiente cuestionamiento y ruego tu colaboración: El hombre viejo y el hombre nuevo, ¿pueden convivir juntos en una persona o necesariamente uno desechará al otro?

Leer más...

Integración

Por Ramón Adolfo Ruíz

La integración como estrategia en la enseñanza puede causarnos temor y hasta rechazo, por pensar en algo complejo, difícil de hacer, no claro, un ejercicio que puede salirse de nuestro control.

Leer más...

ESTRENAR ROPA

Por Juan José Andrade

Pocas personas realmente no experimentan atracción por la ropa nueva. La mayoría nos sentimos bien cuando nos toca estrenar. Ya sea porque alguien nos la regaló o porque pudimos tener la oportunidad de comprarla; como quiera, estrenar ropa resulta agradable.

Leer más...

Puntos de Vista Cruzados

Por Jorge Trisca

Cierta vez estaba en una librería justamente cuando el encargado estaba por tirar a la basura unos pósters. Hubo uno que me llamó la atención y cortésmente se lo pedí al señor. Era una foto de dos jirafas que entrecruzaban sus cuellos de tal manera que cada una miraba hacia...

Leer más...

Vestidos de Cristo

Por Jorge Trisca

Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia (Col 3:12). Hemos llegado al final de estas lecciones que trataban de vestidos y de ser revestidos, pero hay un vestido, digamos “esp...

Leer más...

PARA ESTUDIAR Y MEDITAR:

La religión de Cristo eleva al que la recibe a un nivel superior de pensamiento y acción, al mismo tiempo que presenta a toda la especie humana como igual objeto del amor de Dios, habiendo sido comprada por el sacrificio de su Hijo

Leer más...

“¿QUÉ HAN VISTO EN TU CASA?”

Tal vez hayamos llegado a una etapa en que, gracias al Señor, nos está yendo bien en la vida, al menos por ahora: la familia está bien, el trabajo está bien; la salud y las finanzas, también. ¿O quizá no?

Leer más...

HACIA UNA FE DE PRIMERA GENERACIÓN

Los estudios sobre cómo se transmiten a las generaciones posteriores los valores y las creencias en organizaciones como las iglesias muestran que los fundadores tienen un nivel muy elevado de compromiso con las creencias

Leer más...

MENSAJEROS DEL SIGLO XXI

En su popular paráfrasis de la Biblia The Message, Eugene Peterson utiliza “mensaje” cada vez que aparece la palabra bíblica para “evangelio”. Las buenas nuevas sobre Jesús son verdaderamente el mensaje que aún necesita el mundo de hoy

Leer más...

LA ESPOSA DE JOB

Este es probablemente un buen momento para tratar con otra víctima en la historia de Job: su esposa. Ella aparece solo en Job 2:9 y 10. Después de esto, ella se desvanece del relato y de la historia. No se nos dice nada más de ella. Sin embargo, considerando todo lo que suc...

Leer más...

“Cordel de tres hilos no se rompe fácilmente”

Por Juan José Andrade

El título de este artículo ha sido tomado de Eclesiastés 4: 12. En este pasaje, la Biblia refiere las palabras del sabio Salomón que para ilustrar la fuerza y el poder de la unidad utiliza la figura del cordel de tres hilos. El contexto más amplio al texto citado dice así:

Leer más...

El pecado de David y sus consecuencias: ¿justicia o misericordia divina?

Por Rubén Tenorio

El fundamento del gobierno de Dios descansa en dos grandes atributos: su justicia y su misericordia. Cuando es necesario definir un caso como el de David, ¿hacia dónde se inclina la balanza? ¿En qué encuentra su mayor deleite el Señor?

Leer más...

Guarda tu corazón

Por Alejo Aguilar

La mayoría de nosotros acostumbramos guardar algo. Guardamos secretos, recuerdos y, sobre todo, cosas (¡a veces tantas que lo lamentamos al tener que mudarnos!) La acción de «guardar» obviamente no es ajena a los personajes bíblicos, solo que el concepto bíblico es algo más...

Leer más...

“DEJA QUE LOS MUERTOS ENTIERREN A SUS MUERTOS”

Primero, en Mateo 8:18 al 22, vemos a dos hombres que se acercan a Jesús con el deseo de ser sus discípulos. Ambos son sinceros y, no obstante, ambos parecen tener algo que los retiene. Entonces Jesús, que conoce todos nuestros pensamientos, va al centro del asunto.

Leer más...

Trapos de inmundicia

Por Juan José Andrade

Cierto evangelista fue invitado a dar una serie de conferencias en un lugar y hospedado en un hotel de la ciudad. Como el viaje había sido largo y la noche era avanzada, el sueño le vencía. Apenas hubo llegado, fue a la cama para descansar.

Leer más...